Obama celebra plan que pone fin a "precipicio fiscal"

 

El presidente Barack Obama celebró la aprobación del plan fiscal que sacará a Estados Unidos del llamado "precipicio fiscal" y agradeció el espíritu bipartidista que permitió su pase en el Senado y la Cámara de Representantes.

 

 

En una inusual aparición en la Sala de Prensa de la Casa Blanca poco antes de la medianoche, el mandatario destacó que la abrumadora mayoría de los estadounidenses y de los pequeños negocios no verán un alza de impuestos, pues sólo afectará al 2.0 por ciento de la población.

 

 

"Todos reconocemos que este sólo es un paso en el esfuerzo más amplio por enderezar nuestra economía y crear oportunidades para todos. El hecho es que el déficit es aún demasiado grande e invertimos poco", señaló Obama, flanqueado por el vicepresidente Joe Biden.

 

 

Obama dijo "estar muy abierto a la negociación" para discutir el tema del déficit, expresó su expectativa de que se pueda aprobar un paquete con "menos drama" y que se discutan otras iniciativas de la agenda legislativa como la reforma migratoria.

 

 

La aprobación del plan fue vista como una victoria política mayor para Obama, quien se reeligió en los comicios del 6 de noviembre último con la promesa de subir impuestos a los estadounidenses más ricos, aunque al final cedió a algunas exigencias republicanas.

 

 

Obama buscaba elevar los impuestos a todas las familias con ingresos superiores a los 250 mil dólares anuales, pero debió conformarse con un incremento a parejas con ingresos de más de 450 mil dólares.