Hasta los artículos de belleza envejecen

¿Se les debería estampar la fecha de caducidad, como a los cartones de leche, para indicar cuánto durarán antes de echarse a perder?

Algunos profesionales del sector dicen que sí, y señalan al creciente número de productos totalmente naturales y orgánicos que han rechazado a los conservadores. En cambio, están los ungüentos que sirven para todo con una capa tras otra de químicos, que pueden incrementar la volatilidad y acortar el periodo de vigencia del producto.

“Conforme las compañías crean productos más complejos para simplificar los regímenes de los consumidores, terminan con una plétora de problemas”, comentó el doctor Joel Schlessinger, un dermatólogo en Omaha, Nebraska, y presidente y fundador de LovelySkin.com, un sitio sobre belleza, especializado en productos disponibles en mayor medida en el consultorio de un dermatólogo o de un cirujano plástico.

“En lugar de aplicar dos cremas, te estás aplicando una, y hay ciertos productos que simplemente no se llevan bien juntos”, notó. El peróxido de benzoilo, por ejemplo, tiene una vida útil de tres meses una vez que se abrió, dijo Schlessinger, y, a veces, puede degradar a los antibióticos junto a los cuales se guarda aun si están sellados.

“Eso no significa que no funcione, pero si es peróxido de benzoilo más un antibiótico, pierdes el efecto del otro producto”, dijo.

Otros ingredientes populares que son vulnerables al calor y la luz del sol son los extractos de plantas, los antioxidantes, el retinol, el glicólico y la vitamina C. El envasado ambién es importante: la crema para ojos, por ejemplo, tiende a tener un alto índice de crecimiento bacterial por su presentación en tarros, notó Ron Robinson, un químico en Manhattan, especializado en la tecnología de los ingredientes para cosméticos, y el fundador y director ejecutivo de BeautyStat.com, donde se reseñan los productos nuevos.

“Es posible que los ingredientes no coexistan bien si tienen distintos niveles de pH”, dijo la doctora Ruthie Harper, una internista en Austin, Texas, y creadora de Skinshift, una línea de productos supuestamente hechos especialmente para la estructura genética del paciente. “Uno puede tener nivel bajo o ser más ácido, y otro podría ser demasiado alto o ser más alcalino. La mezcla puede hacerlos neutrales o inactivos. Otros ingredientes pueden no ser químicamente compatibles. La verdad es que entre más ingredientes más reducido el uso”.

Qué tan reducido, pocas veces está claro. Las fechas de vencimiento en los cosméticos o productos para la piel de venta libre, a excepción de los bloqueadores solares, clasificados como fármacos, no están reguladas por el Departamento de Alimentos y Drogas de Estados Unidos. (Skinshift no utiliza fechas de caducidad, aunque Harper dijo que se monitorean y rastrean los lotes de los productos.) Las compañías pueden realizar pruebas de estabilidad y sellar sus productos de conformidad, pero es caro y lleva tiempo.

“La mayoría de las empresas no quieren retrasar el lanzamiento de su producto, que podría tardarse seis meses a un año”, notó Schlessinger, quien dijo que gastó 70,000 dólares en pruebas de estabilidad para su línea de productos, FixMySkin Balms, cada uno de los cuales está sellado.

Aun con tales medidas, no siempre son confiables las fechas. Al igual que con la leche, no guardar ni manejar los productos adecuadamente puede anular las fechas.

Lush, la compañía totalmente natural con sede en Gran Bretaña, considera que las fechas de elaboración y caducidad que coloca en su catálogo son un importante atractivo comercial. Mientras que la mayoría de los productos de Lush tienen una duración de 14 meses, las mascarillas BioFresh Face, la piedra angular de la marca, vencen en 21 días, explicó Erica Vega, ejecutiva de productos y capacitadora de marca.

“Las hacemos cada semana con frutas y vegetales frescos, aceites esenciales y barros para limpieza, y las distribuimos en las tiendas donde se colocan en hielo, como un bufé fresco”, dijo Vega. “Queremos proporcionar todos los efectos de las vitaminas, los antioxidantes y las enzimas que se encuentran en las frutas y los vegetales”.

Lush utiliza un empaque mínimo, pero algunas compañías van en la dirección contraria, y ponen los ingredientes activos juntos, pero en compartimentos separados.

“El aire y las bacterias empiezan a descomponer la pureza y eficacia de los ingredientes una vez que se abrieron”, indicó Robinson. “El envasado esterilizado y las bombas selladas que impiden el paso del aire extienden su duración”.

En enero, Decleor sacó Life Radiance Double Radiance (67 dólares), que contiene una parte de crema (para el resplandor, dice la compañía) y una parte de gel (para proteger la piel), en dos tubos distintos, pero en una sola presentación. Artículos empacados en forma parecida incluyen a SkinMedica TNS Essential Serum (245 dólares), Jan Marini Age Intervention Duality (90 dólares), La Prairie Skin Caviar Liquid Lift (500 dólares) y Remede Intensive Double Serum (130 dólares).

“En este caso, no hay riesgo de caducidad porque la clienta mezcla el gel y la crema justo antes de usarlos”, notó Michel Sabadie, el director de investigación y desarrollo en Shiseido International France, que es dueña de Decleor. “Si ya estuvieran mezclados, la duración sería de menos de un día”.

El doctor Joshua Zeichner, el director de investigación cosmética y clínica en el departamento de dermatología del Centro Médico Monte Sinaí en Nueva York, dijo que hay validez científica en mantener separados a los ingredientes hasta el momento de aplicarlos.

“Debido a que cada vez usamos más combinaciones de terapias e ingredientes que tienen el potencial de desactivarse unos a otros, es lógico que las compañías creen formas nuevas de distribuirlos”, señaló.

Sin embargo, Robinson también dijo que es márquetin ingenioso.

“Es más una señal visual”, dijo. “Un punto que ve el consumidor es: 'dos productos en uno, debe traer dos beneficios’”.

Sin importar si sus productos tienen fecha de caducidad, dijo, extender su duración es tan fácil como guardarlos en un lugar fresco en lugar de en el baño, el cual tiende a estar caliente, húmedo y mojado. Usar un aplicador o un hisopo en lugar del dedo disminuirá las bacterias. Y agregar agua sólo invita a los gérmenes.

Como con cualquier relación, es necesario saber cuándo decir adiós.

Robinson dijo: “Un producto que se separa, cambió de color o huele diferente presenta signos de estar listo para la basura”.