EL REGRESO DEL PAPA DIFERENTE

Las cosas grandes pueden tener inicios humildes.

Con un presupuesto de apenas diez millones de dólares, los desconocidos hermanos Paul y Chris Weitz debutaron como directores en 1999 con la vulgar comedia de adolescentes ''American Pie.'' La película, acerca de cuatro amigos que se comprometen a perder la virginidad antes del baile de graduación de preparatoria, logró recabar más de 235 millones de dólares en todo el mundo y puso de moda varias frases en el lenguaje coloquial.

También creó varios iconos de la comedia: Seann William Scott como el implacablemente vulgar Stifler, Jennifer Coolidge, como la increíblemente sensual madre de Stifler y Eugene Levy, como el papá de Jim, que lo apoya en todo.

Para interpretar al padre de Jim, cuyos consejos son bien intencionados pero no dejan de avergonzar al inocente pero agradable Jim (Jason Biggs), los hermanos Weitz contrataron a Eugene Levy, actor canadiense de 52 años de edad, conocido por ser veterano de la compañía de comedia Second City y por su papel de reparto al lado de Steve Martin en ''Father of the Bride’' (1991). El papel en ''American Pie’' habría de influir profundamente en Levy, que llegó a interpretar al papá de Jim en siete ocasiones más, en continuaciones y derivaciones, al tiempo que se forjaba una lucrativa carrera como actor cómico de carácter en películas como ''Best in Show’' (2000), ''Down to Earth’' (2001), ''Serendipity’' (2001), ''Bringing Down the House’' (2003), ''A Mighty Wind’' (2003), ''The Man’' (2005), ''Cheaper by the Dozen 2’' (2005), ''For Your Consideration’' (2006) y ''Taking Woodstock’' (2009).

Ahora, trece años después, ''American Reunion,'' la cuarta entrega de la saga original, está programada para estrenarse en todo Estados Unidos el 6 de abril. El elenco central de la primera película regresa a East Great Falls, Michigan, para tener su reunión de ex alumnos de preparatoria. Todos los personajes que conocimos como adolescentes en ''American Pie’' ahora se acercan a la treintena y su vida ha cambiado enormemente. También ha cambiado el papá de Jim, que ahora es un viudo que se enfrenta a la perspectiva de vivir solo. Esta vez, es Jim el que tiene consejos para su padre y los dos terminan participando en las travesuras de la reunión y divirtiéndose.

Entrevistado por teléfono desde Los Angeles, Levy señala que, como hicieran los hermanos Weitz en la primera película, los escritores y directores Jon Hurwitz y Hayden Schlossberg fomentaron la improvisación en el foro de ''American Reunion.''

''Ellos nos dijeron que hiciéramos lo que quisiéramos hacer. Podíamos hacer la escena, agregar y modificar los diálogos,'' relata Levy. ''Creo que muy posiblemente un 50 por ciento de todas las cosas fueron improvisadas.''

Maestro de la improvisación desde que estaba en Second City, Levy también afinó sus aptitudes como miembro de la ''compañía de repertorio’' de Christopher Guest en documentales falsos como ''Waiting for Guffman’' (1996) y ''A Mighty Wind.'' Trabajar en las películas de Guest – en las que suelen aparecer Jennifer Coolidge, también veterana de ''American Pie,'' Jane Lynch, de ''Glee,'' y un montón más de maestros de la comedia – equivale a asistir a un seminario continuo de improvisación, afirma Levy.

''Todos saben cuándo escuchar, cuándo callarse y cuándo intervenir,'' precisa. ''Y cuando intervienen, tienen algo gracioso que decir. En una película de comedia, todo es cuestión de mantener la historia andando. En realidad es una forma del arte.''

No todo el elenco de ''American Pie’' es ''necesariamente adepto de la improvisación,'' admite Levy, que se apresura a precisar que sus escenas improvisadas con Alyson Hannigan en ''American Wedding’' y con Seann William Scott en ''American Reunion’' fueron particularmente efectivas.

La mejor parte de sus alabanzas, sin embargo, la reserva para Jason Biggs, que interpreta al siempre perplejo Jim. Los dos hicieron clic desde su primer ensayo para ''American Pie,'' afirma.

''Jason es sensacional en eso,'' señala Levy. ''Nos la pasamos improvisando las escenas. Él estaba conmigo todo el tiempo. Tiene unos instintos fantásticos, sin tratar de ser demasiado gracioso y escucha cuando se supone que debe de escuchar.''

Para crear al papá de Jim, Levy explica que se basó en ''mi sentido personal del bien y del mal’' y en sus antecedentes como padre y como hijo. Recurrió a sus recuerdos de su padre, que trabajaba de capataz en una planta de automóviles en Hamilton, Ontario.

''Como padres, queremos dar apoyo,'' dice el actor. ''Pero también queremos ser padres. Los chicos quieren que seamos sus padres. Y mis padres eran padres. En familia había mucho amor de mis padres y creo que yo les imbuí lo mismo a mis hijos.''

Dado el picante contenido y las embarazosas escenas entre padre e hijo de ''American Pie,'' Levy se la pensó mucho para invitar a su propio hijo a acompañarlo a ver el estreno de la película.

''En ese tiempo, él sólo tenía 15 años,'' recuerda Levy, ''y yo pensaba que eso podría ser incómodo, pues se trataba de una película vulgar. No es el tipo de película que queremos ver con nuestros padres.''

Aconsejado por un amigo, su hijo rechazó la invitación y Levy sintió que se había salvado de una buena.

''En el fondo tuve una profunda sensación de alivio,'' admite.

Aun así, el éxito de la cinta fue bueno para la relación de Levy con sus dos hijos.

''Ellos sabían que yo actuaba en películas,'' indica, ''pero no eran el tipo de películas que ellos irían a ver con sus amigos o, de plano, que les interesaría ir a ver. Debido a toda la publicidad y los comentarios en línea que estuvieron saliendo sobre ‘American Pie’ en ese tiempo, ésta fue una película que probablemente todos los chicos habrían de ver. Estaba de moda ver esa película. Creo que a ellos les entusiasmó el hecho de que su papá estuviera en ella.''

Antes de que llegara ''American Pie,'' indica Levy, ''a mí me iba bien como actor de carácter cómico.'' Después de haberse iniciado en la serie de comedia ''SCTV’' (1976-1981) de Second City, Levy interpretó papeles pequeños en muchas películas de éxito, como ''National Lampoon’s Vacation’' (1983), ''Splash’' (1984) y ''Father of the Bride.'' Cuando su agente le presentó el libreto de ''American Pie,'' no quedó impresionado al principio.

''Estuve a punto de no hacer la película,'' recuerda Levy. ''No quería hacer la película, pero mi representante de ese tiempo no dejó de molestarme con eso. Les debo mucho a Paul y Chris Weitz. Conocerlos fue un momento decisivo en mi vida y, a no dudarlo, ‘American Pie’ le dio la vuelta a mi carrera. Realmente me puso en otro nivel y la verdad es que me abrió las puertas de un público al que creo que no le había llegado antes.

''Es divertido que ese público nos adopte,'' continúa, ''y es algo raro cuando asistimos a esas grandes ceremonias de premiación que tienen que ver más bien con los chicos y esas cosas. Pero todo eso es bueno.''

Levy le atribuye el éxito de la serie básicamente al libreto de ''American Pie,'' escrito por Adam Herz.

''Destapó de un golpe la conciencia sexual de pasar los años de adolescencia en preparatoria,'' explica. ''Está escrito de manera tan hermosa y tan gráfica, que simplemente dio en el clavo. Y creo que ‘American Pie’ abrió un camino en el que gente como Judd Apatow encontró un buen surco. Cambió la comedia en los últimos diez años.

''Quisiera poder decir que todo esto es algo bueno,'' agrega, ''pero hay muchas cosas relacionadas con las funciones corporales que son una forma barata de hacer reír. Significa bajar las normas a un nivel en el que ya no pueden bajar más, la verdad. La gente se sigue riendo de eso pero uno quisiera que llegara el momento en que eso empezara a avanzar en una dirección posiblemente más inteligente.''

A continuación para Levy vendrá ''Madea’s Witness Protection,'' de Tyler Perry, una comedia de choque cultural en la que él interpreta a un hombre que revela la corrupción en la industria financiera, por lo que se ve obligado a entrar en el programa de protección de testigos. Por esa razón, él se muda de un elegante suburbio de Connecticut al Sur Profundo, pues su testimonio derribó a los ejecutivos de su compañía en quiebra.

''Fue divertido hacer esa película,'' asegura Levy. ''Sí, es una historia clásica del pez fuera del agua, pero es más que eso. Me gustó lo que dice el libreto, que al poner a una familia blanca con la familia de la matrona negra Madea, una cultura aprende de la otra. Tiene un mensaje muy positivo.''

Como actor de carácter, Levy aprovecha las oportunidades conforme se le presenten, sin tratar de ver mucho más allá.

''Cuando estamos en una profesión como ésta,'' explica, ''no estamos en la estructura acartonada en la que está la mayoría de la gente. En esta profesión, la verdad es que estamos en un oficio en el que no hay seguridad, y tenemos que arreglárnoslas como podamos para obtener trabajos.

''Es una forma de vida muy improvisada,'' concluye Levy. ''Pero si yo tratara de ver hacia adelante y tratara de trazarme un plan para mi carrera, perdería un poco de esa parte improvisada de mi vida.'' EDITOR: Para obtener mayor información sobre ''American Reunion,'' consulten el sitio Web oficial en www.americanreunionmovie.com. Y para adquirir este artículo, visiten www.nytsyn.com y comuníquense con un representante de ventas de The New York Times Syndicate. Si necesita servicio al cliente llame al 1-800-972-3550 o al 1-212-556-5117.

UNDATED -- BC-HOLLYWOOD-WATCH-EUGENE-LEVY-ART-NYTSF -- Jason Biggs (right) and Eugene Levy first played Jim and his overly supportive father in "American Pie," the 1999 film that has launched three sequels to date. .This picture accompanies an article by Karl Rozemeyer.(CREDIT: Photo by Vivian Zink. Copyright 1999 Universal Studios.)