JASON MANTZOUKAS: LO DIVERTIDO DE LAS ARMAS DE DESTRUCCION MASIVA

Jason Mantzoukas está muy consciente de que muchos cinéfilos irán a ver ''The Dictator,'' la obra más reciente de Sacha Baron Cohen, con la esperanza de que sea burda, vulgar, exagerada y controvertida, como lo han sido sus películas anteriores, ''Borat’' (2006) y ''Bruno’' (2009). Sin embargo, Mantzoukas, que interpreta esa comedia al lado de Cohen, Anna Faris, Ben Kingsley y John C. Reilly, piensa que la cinta tomará desprevenido al público.

''Creo que va a ser muy interesante ver qué ocurre,'' asegura Mantzoukas, un actor prometedor que se ha dado a conocer con sus papeles en programas de culto como ''Enlightened’' y ''The League,'' así como la serie de Internet ''Childrens Hospital.''

''La gente le está atribuyendo muchas cosas políticas. Sí hay muchas cosas abiertamente políticas pero, cuando la veo, y sabiendo lo que yo hice, creo que la gente va a pensar que es otra cosa. Pensará que es una parodia de eventos políticos actuales, pero hay mucho más de historia de amor, mucho más de una comedia simple y directa.

''Esta película podría atraer a quienes normalmente pensarían que esto es simplemente chocante o grosero,'' agrega. ''Creo que esto va a tener una vibra totalmente diferente. Ciertamente, de todos modos contiene elementos de comedia gruesa, pero también tiene un corazón que creo que la gente va a disfrutar y a dejarse sorprender por él. Tengo curiosidad de ver las reacciones.''

Mantzoukas lo va a descubrir bastante pronto, pues ''The Dictator’' va a llegar a los cines el 12 de mayo. Cohen la protagoniza como el general Aladeen, el déspota de Wadiya, que llega a Estados Unidos a pronunciar un discurso en las Naciones Unidas y acaba varado en las calles de Nueva York, donde consigue un empleo y conoce a una mujer (Faris).

''Sacha interpreta a una parodia de Saddam Hussein,'' revela Mantzoukas, entrevistado por teléfono desde su casa en Los Angeles. ''Yo interpreto esencialmente a Chemical Ali, que es un diseñador de armas de destrucción masiva. En la segunda parte de la película, Sacha pierde el poder y trata de recuperarlo, y yo me vuelvo su compinche en ese intento de recuperar el poder.''

Mantzoukas, que pasó varios años en el grupo teatral Upright Citizens Brigade en Nueva York y que considera como antecedentes las tablas y la improvisación, se sintió a sus anchas en el foro de ''The Dictator,'' donde Cohen y el director Larry Charles solían desviarse mucho de lo prescrito en las páginas del guión.

''A veces hacíamos tomas de 10, 15 minutos, tomas de 20 o 25 minutos, sólo para ver qué podíamos desenterrar de la materia prima de la escena,'' revela Mantzoukas. ''El libreto era sensacional, súper divertido, con gran cantidad de chistes excelentes. Pero cuando Sacha y yo estábamos en una planta nuclear en Long Island, donde se había construido una bomba gigantesca, durante 15 horas improvisábamos tomas de 20 minutos del misil, de los planes de lo que iba a hacer ese misil.

''Hay una parte recurrente en la que nosotros queremos que los misiles que se construyan sean puntiagudos, para que se claven en el suelo. Pero yo insisto en que eso no importa, que podrían ser redondos,'' afirma el actor riendo. ''Así que en realidad él es un idiota y yo soy la voz de la razón, y no dejamos de involucrarnos en estas peleas tan divertidas.''

Mantzoukas asegura que Cohen es ''súper colaborador’' y confirma también el rumor del foro de que efectivamente Cohen, como es su costumbre habitual, se mantiene dentro del personaje día y noche.

''Sus antecedentes son de un trabajo de total inmersión en el personaje, como Borat, Bruno, Ali G,'' indica Mantzoukas. ''Es como si los personajes estuvieran en el mundo real. Hubo esa cosa sensacional de ‘Borat,’ en la que él se puso totalmente borracho, perdió el conocimiento y se despertó todavía dentro del personaje. Es totalmente comprometido.

''Así que en el foro él siempre estaba metido en su personaje,'' continúa. ''Adquirió el acento. Él era siempre ese personaje. Así que fue muy interesante estar en un ambiente en el que todo el mundo lo reconocía como el dictador, ante las cámaras y detrás de ellas.''

Hace poco, Mantzoukas vio una versión casi definitiva de la película, junto con un público normal. Él dice que disfrutó la experiencia, en gran medida porque le dio la oportunidad de observar la actuación de Faris, Kingsley y otros miembros del elenco, básicamente por primera vez.

''La película está estructurada de tal manera que Sacha está en escenas con Anna Faris, con Ben Kingsley o conmigo,'' explica Mantzoukas. ''No todos compartimos escenas o, por lo menos, no muchas escenas. Así que yo no tenía ni idea de lo que habían hecho los demás. Fue sensacional ver las escenas de Sacha con Anna y la forma en que ellos reaccionan juntos. Yo no tenía idea de esa línea dramática. Fue sensacional ver toda la película completa, más allá de mi propia trama.

''Así que la película es súper divertida,'' continúa, ''y fue fenomenal verla con un público de gente normal que se reía como loco. Hubo un momento en que pensé que ahí estaba una persona súper irritante que se reía como loca. Pero cuando yo salí en la escena y ella se seguía riendo como loca, de plano me dije que la adoraba.''

Mantzoukas creció en Massachusetts y asistió a la universidad en Vermont. Después de graduarse se fue a vivir a Nueva York, donde actuó con la compañía de improvisación Upright Citizens Brigade, al lado de Matt Besser, Amy Poehler, Ian Roberts y Matt Walsh. Esos cuatro formaban el grupo principal, pero hubo algunos grupos subordinados bajo la misma bandera, y Mantzoukas estuvo en uno de esos grupos. A fin de cuentas, él actuó y enseñó en la compañía durante muchos años.

Posteriormente, Mantzoukas empezó a escribir y a interpretar espectáculos con escenas breves junto con Jessica St. Clair, su compañera de creación por esos tiempos. Ellos vendieron la versión para televisión de sus espectáculos a Comedy Central y HBO, grabando los programas piloto para las dos televisoras. A fin de cuentas, ninguno de esos programas llegó a transmitirse, pero sí les abrieron puertas. Poco después, Mantzoukas estaba escribiendo programas piloto de televisión por su cuenta, creando programas para Fox, F/X y NBC. Su carrera de actuación pasó a segundo plano, más o menos por accidente.

''Me convertí en escritor porque fue donde estaba teniendo más éxito,'' recuerda Mantzoukas. ''Aparecí por aquí y por allá en películas como ‘Baby Mama’ (2008) y ‘I Hate Valentine’s Day’ (2009), películas sin nada qué ver, sólo porque mis amigos las estaban haciendo. Después obtuve un papel en ‘The League’ y eso me cambió por completo las cosas. Interpreté un papel divertido y escandaloso y, en consecuencia, me llegó un montón de trabajo de actuación.''

Uno de los trabajos que le llegaron a Mantzoukas fue, claro está, ''The Dictator.'' Si tiene éxito, a su vez podría traerle más trabajos. Es una perspectiva que emociona a Mantzoukas, aunque promete que nunca le dará la espalda a ''Childrens Hospital,'' ''Enlightened,'' ''The League’' o ''Portlandia.'' También es productor consultivo tanto en ''Childrens Hospital’' como en ''Portlandia.''

''El verdadero salto es pasar de papeles recurrentes en televisión, que han sido adorables, a estar en una comedia de gran presupuesto y de gran éxito en la temporada,'' señala Mantzoukas. ''Es una locura. Esto ciertamente es lo más grande que haya hecho y es muy emocionante. Pero, si esta película tiene éxito, eso no necesariamente me convertiría en un actor que puede abrir una película.

''En esta etapa, he tenido la suerte de poder aceptar sólo los trabajos de actuación que yo creo que serán muy divertidos y sensacionales,'' continúa. ''No creo que ‘The Dictator’ vaya a cambiar nada. Voy a seguir trabajando en ‘Childrens Hospital’ y en todas las cosas que me gustan. Yo hago ‘Childrens Hospital’ porque ahí están todos mis amigos. Rob Corddry la creó y ha tenido la generosidad de permitirme ser parte de ella. La gente de ‘Portlandia’ tuvo la amabilidad de pedirme que fuera a darle mis opiniones.

''Cosas como ésas las voy a seguir haciendo simplemente porque son divertidas,'' promete Mantzoukas. ''Y si puedo hacer más películas gracias a ‘The Dictator,’ eso sería sensacional.'' EDITOR: Para obtener mayor información sobre ''The Dictator,'' consulten el sitio Web oficial en www.republicofwadiya.com. Y para adquirir este artículo, visiten www.nytsyn.com y comuníquense con un representante de ventas de The New York Times Syndicate. Si necesita servicio al cliente llame al 1-800-972-3550 o al 1-212-556-5117.

UNDATED -- BC-HOLLYWOOD-WATCH-JASON-MANTZOUKAS-ART-NYTSF -- Jason Mantzoukas (left center) plays the unctuous chief aide to a deranged dictator (Sacha Baron Cohen, right center), with Adeel Ahktar (left background) and Ben Kingsley (center background) among his other functionaries. .This picture accompanies an article by Ian Spelling. (CREDIT: Photo by Melinda Sue Gordon. Copyright 2012 Paramount Pictures.)