"Reforma hacendaria no inhibe la inversión"

Ante los hombres del dinero, Luis Videgaray Caso, secretario de Hacienda y Crédito Público, negó que con la reforma hacendaria, recientemente aprobada en el Congreso de la Unión, vayan a inhibirse las inversiones, como han asegurado algunas voces. También rechazó que el déficit público de 1.5% proyectado para el 2014 sea el más alto de los últimos 15 años.

En la sesión plenaria del Consejo Nacional Banorte Ixe, el funcionario destacó que no es correcto que con la reforma hacendaria (que incluye más impuestos para quienes más ganan y para las utilidades de algunas empresas) México vaya a convertirse en un país poco atractivo para la inversión.

"Antes de la reforma, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México era el lugar número 32. Ahora pasará a ocupar el lugar 24, estando nuestra carga fiscal por debajo de la de Chile, Estados Unidos, Canadá o Corea del Sur. Es decir, seguiremos siendo uno de los países con menores cargas tributarias para el ingreso empresarial", aseguró.

Videgaray Caso también respondió a quienes han criticado que la reforma aprobada proyecta un mayor endeudamiento público. "He escuchado que el que se propone para el año que entra, cuya medida es de 1.5%, será el más alto en los últimos 15 años. Esto es absolutamente falso".

Explicó que la medida del déficit más amplia (que son los requerimientos financieros del sector público) implica que en el 2014 habrá requerimientos de alrededor de 4.1% del PIB.

"Este año tuvimos requerimientos de 3.2 por ciento. Pero lo notable es que en los años 2009 y 2010, ésta, que es la medida correcta del déficit y que es la que utiliza el Fondo Monetario Internacional, tuvimos uno más elevado (5.1 y 4.3% respectivamente) que el que vamos a tener el año que entra".

El titular de Hacienda enfatizó que en el 2009 y el 2010 tales déficit se tomaron como un estímulo contracíclico para animar la economía, en una época de bajo crecimiento, y es precisamente lo que se hará el próximo año.

"La reforma y el uso del déficit como medida contracíclica permitirán aumentar en el 2014 la inversión pública en más de 30 por ciento. Es decir, será el año con el aumento más grande que hemos tenido en la historia reciente, porque es lo que necesita México en este momento", enfatizó.

Luis Videgaray también defendió la pensión universal que se aprobó en el marco de esta reforma, así como el seguro de desempleo.

De la primera, dijo que se trata de una deuda social que se tiene con 48% de la Población Económicamente Activa (PEA) mayor de 18 años, que nunca ha cotizado en un sistema de seguridad social.

"Asimismo, México no tiene hoy un seguro de desempleo y resulta que 78% de los desempleados, es decir, tres cuartas partes de quienes pierden el empleo, apenas ganan menos de cuatro salarios mínimos. Por lo tanto, tenemos un mercado laboral que castiga patrimonialmente a quienes pierden el empleo", argumentó.

CRECIMIENTO INSATISFACTORIO

El funcionario reconoció que en la actualidad, México experimenta un año de claro crecimiento insatisfactorio, cuyo pronóstico ha sido modificado a la baja en tres ocasiones por la propia dependencia a su cargo, por lo que destacó la importancia de la aprobación de algunas reformas que permitan elevar la productividad, tales como la educativa, la laboral, la de telecomunicaciones y la hacendaria, además de otras que están pendientes, como la financiera y la energética.

Sobre ésta última, Videgaray destacó que se trata de la de mayor capacidad para transformar la economía. "Necesitamos una reforma energética y podemos hacer una reforma energética profunda", dijo.

Videgaray agregó: "la reforma energética, que hoy se discute en el Senado y de la que además hay una propuesta del PAN y otra del PRD, sin duda es la gran oportunidad que tiene México para elevar la productividad y el crecimiento económico".

eduardo.juarez@eleconomista.mx