Más de 40% de las casas de empeño están en cinco estados

A lo largo de la República Mexicana existen al menos 5,406 casas de empeño reguladas por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), de las cuales 40.4% se encuentra en cinco estados.

Sinaloa tiene el mayor número de unidades. Cifras de la dependencia, que funge como órgano federal de vigilancia, revelan que a enero del 2013 se contabilizaron 645 establecimientos; es decir, 11.9% del total.

Le siguieron Nuevo León, con 481; Jalisco, con 394; Veracruz, con 369, y Guanajuato, con 299.

Zacatecas, en contraste, es la entidad con el menor número: 23 de estos negocios. Con pocas unidades destacan también Nayarit, con 28, y Querétaro, con 40. Cabe mencionar que Sonora no tiene registro alguno.

SIN CONSENSO

Las cifras que arroja la Profeco discrepan de los registros que tiene la Asociación Nacional de Casas de Empeño (Anace).

Consultado por El Economista, Adolfo Vélez Muñoz, presidente de la Anace, reconoce que sus números son distintos a los de la Profeco. Además -refiere-, en el país la mayoría de establecimientos se encuentra en el centro y sureste debido a un menor ingreso en promedio respecto a los estados del norte.

Dice que, actualmente, entre negocios formales e informales se calcula que existen al menos 6,500 establecimientos de este tipo, 116% más que hace cuatro años.

Del total referido por Vélez Muñoz, 50% corresponde a negocios de asistencia privada, tales como Nacional Monte de Piedad, Montepío Luz Saviñón o Fundación Dondé.

El 50% restante se reparte entre empresas privadas. Prendamex destaca en este segmento, ya que su participación -según la Asociación- oscila en alrededor de 20 por ciento.

Si se considera el dato aportado por la Profeco de unidades en la formalidad (5,406) contra el dato aportado por la Anace, hay alrededor de 1,094 negocios irregulares y sin supervisión alguna del gobierno federal.

Ante la divergencia en las cifras y el creciente número de unidades en el giro, Vélez Muñoz comenta que la Asociación recolecta toda la información disponible para saber con precisión cuántas casas de empeño afiliadas y no afiliadas están en cada estado, esfuerzo que comparte la Profeco.

CUBREN UN NICHO

El Presidente de la Anace comenta que 40 millones de mexicanos son los clientes recurrentes de una casa de empeño, los cuales no acceden a ningún tipo de financiamiento de la banca.

Manuel Valencia, director de la carrera la carrera Bachelor in International Business del Tecnológico de Monterrey, explica que la banca privada, en general, no ha hecho un esfuerzo sustancial para acceder a estas personas.

En su opinión, se necesita llevar al mercado productos financieros con intereses mucho más blandos de los que se encuentran actualmente, además de trasladar el concepto de los plazos fijos de las tandas vecinales a la banca formal.

"La gente entiende los beneficios de ahorrar. Este crecimiento te habla de que hay un mercado, que es desatendido por la banca formal y atendido por las casas de empeño. En esencia, el aumento de negocios es bueno, pero habría que revisar a qué precio", externa.

Para Manuel Valencia, la autoridad debe topar y vigilar las tasas de interés en las casas de empeño, las cuales pueden ser demasiado elevadas en algunos casos.

Por su parte, Vélez Muñoz refiere: "La realidad es que el préstamo prendario es fundamental hoy para la sociedad mexicana, sobre todo para la población de escasos recursos".

erick.ramirez@eleconomista.mx

Más noticias como ésta en El Economista