La buena: tu viejo teléfono seguirá funcionando. La mala: desearás tener uno que aproveche la red 4G.

La red está lista