El titular de la Secretaría de Economía (SE), Bruno Ferrari, dijo que aún si se concreta la alianza entre Mazda y Toyota, las modificaciones al Decreto Automotriz “no tendrían que afectarle a nadie”.

“Si se efectúan este tipo de inversiones, si se materializan, esa es la finalidad del Decreto. Si se materializa no tendría por qué afectarle a nadie; pero hay que ver que se materialice”, expuso.

El pasado 9 de noviembre, Toyota Motor Corporation anunció que en el verano de 2015 comenzará la producción de un vehículo sub-compacto en la planta de Mazda de México, con la fabricación de unas 50 mil unidades que serán comercializadas en Norteamérica, principalmente, a través de los distribuidores Toyota.

En un comunicado, Toyota Motor Corporation y Mazda Motor Corporation dieron a conocer que la planta de Mazda en México, actualmente en construcción en Salamanca, Guanajuato, producirá el vehículo Toyota basado en la plataforma del Mazda2, dentro del año fiscal que termina en marzo de 2014.

Lo anterior, luego de que la SE planteó su intención de modificar el Decreto Automotriz para que sólo las fabricantes de vehículos con un volumen de producción de 100 mil unidades anuales obtengan su registro como armadora en 2013 y 2014.

En este contexto, Bruno Ferrari rechazó que tales cambios al Decreto Automotriz sean un factor que inhiba la inversión en el sector.