Mercados deben reconocer reformas italianas: Monti

Mercados deben reconocer reformas italianas: Monti

BERLIN (Reuters) - La canciller alemana, Angela Merkel, elogió el miércoles al nuevo Gobierno italiano por las reformas implementadas, pero el primer ministro italiano, Mario Monti, dejó claro que era importante que el mercado reconozca pronto el progreso de las medidas tomadas.

Merkel dijo en una conferencia de prensa conjunta con Monti en Berlín que el Gobierno italiano había sido rápido para poner en marcha urgentes medidas presupuestarias y reformas estructurales con el objetivo de hacer que la economía italiana sea más competitiva.

"Esto fortalecerá a Italia", dijo Merkel.

Monti, al tiempo que agradeció a los italianos y al Parlamento por lo que llamó su "madura" respuesta a reformas muy dolorosas, dijo que Italia podría progresar sólo dentro de un contexto europeo más cooperativo, lo que incluye costos de endeudamiento más baratos.

"El contexto europeo debe volverse más favorable, al permitir a su debido tiempo una disminución de las tasas de interés y una mayor integración de la UE", dijo Monti.

Italia todavía se enfrenta a costos de endeudamiento a 10 años de alrededor del 7 por ciento, los que son vistos como insostenibles para una economía cargada con una deuda de alrededor del 120 por ciento de su PIB. Roma debe refinanciar decenas de miles de millones de deuda en los primeros cuatro meses del año.

"En los mercados financieros, las altas tasas de interés podrían haber sido justificadas cuando los mercados estaban inciertos sobre la política económica italiana, pero ya no más, especialmente después de que representantes de aquellos mismos mercados han dicho que aprecian los esfuerzos realizados", dijo Monti.

Las relaciones personales de Merkel con el predecesor de Monti, Silvio Berlusconi, eran muy tensas. Tanto Merkel como el presidente francés, Nicolas Sarkozy, tomaron una firme postura frente a la negativa de Berlusconi a recortar el gasto una vez que Italia se convirtió en un foco de especulación del mercado.

Monti le dijo a Merkel que "Europa ya no debe temer que Italia sea una posible fuente de contagio para la zona euro, sino que puede contar con Italia para desempeñar su papel al lado de Alemania y Francia y otros países en el camino hacia la estabilidad y el crecimiento".

Monti confirmó que Merkel y Sarkozy lo visitarían en Roma el 20 de enero para que vean con sus propios ojos las reformas que su Gobierno está llevando a cabo.

Merkel dejó claro que la principal prioridad al comienzo del 2012 es asegurar un segundo paquete de ayuda para Grecia, un asunto que necesita ser resuelto antes que Europa pueda empezar a trabajar para impulsar el crecimiento y el empleo.

Merkel dijo además que Alemania estaría preparada, de ser necesario, para aumentar su aporte al mecanismo permanente de rescate de la zona euro, el Mecanismo de Estabilidad Europea, que está previsto que entre en funcionamiento a mediados de año.

Esta declaración ayudó al euro a recuperar algunas pérdidas y a que los futuros de los bonos alemanes se retiraran de los máximos del día.

En una entrevista con el periódico alemán Die Welt, Monti dijo que Italia necesitaba ayuda para las reformas, porque de otra manera podría caer presa de populistas antieuropeos.

"No puedo tener éxito con mis políticas si las políticas de la Unión Europea no cambian. Si eso no ocurre, Italia -que siempre ha sido un país pro-europeo- podría caer en las manos de los populistas", dijo Monti según el diario.

Tanto Merkel como Monti tomaron distancia del plan, impulsado por Sarkozy, para crear un impuesto a las transacciones financieras en la zona euro en vez de a nivel de la Unión Europea si algunos países, como Gran Bretaña, mantenían su oposición.

"No estoy seguro de que tenga sentido solo a nivel de la zona euro", dijo Monti.

Merkel, por su parte, se retractó de los comentarios que realizó el lunes sobre la posibilidad de que el impuesto sea aplicado sólo a nivel de la zona euro.

La canciller señaló que impulsaría el impuesto en toda la UE, y no sólo en la zona euro, porque "el Gobierno no puede representar esa posición. No importa lo que dije antes".

(Reporte de Stephen Brown y Alexandra Hudson)