Existen tres épocas del año en las cuales los consumidores acuden a las casas de empeño: enero, para dejar a tras la cuesta; Semana Santa, para completar las finanzas después de las vacaciones; y julio y agosto, a fin de financiar los gastos de regreso a clases y las vacaciones de verano.

Las casas de empeño prestan una cantidad de dinero que representa un porcentaje del valor de un bien que se deja en garantía.

Algunas recomendaciones antes de empeñar:

a) Preferir casas de empeño "transparentes". Para decidir se necesita información; es por esto que se debe empeñar en los negocios que muestren el CAT y un resumen de su contrato de adhesión que debe estar registrado en Profeco.

b) Usar el CAT como referencia, no el interés. El CAT es una medida estandarizada que incluye todo lo que paga un consumidor, en tanto que la tasa de interés no.

c) Consultar el Buró comercial de Profeco. Este permite saber cuántas quejas tiene un negocio y cuántas ha resuelto.

d) Preguntar si se tiene derecho a demasía. Si con la venta de la prenda se cubre el préstamo, el restante se puede recuperar.

e) Tener presente las IAP's cobran meses y las comerciales por día, pero son más caras.

Fuente: Profeco