Venezuela prohíbe juguetes bélicos

"Juguetes en venta en comercio venezolano"

Una nueva ley que prohíbe los juguetes y videojuegos de contenido bélico entró en vigor este miércoles en Venezuela, entre los aplausos, el escepticismo y las críticas de vendedores y usuarios.

La ley tiene por objeto "establecer la prohibición para la fabricación, importación, distribución, compra, venta, alquiler y uso de videojuegos bélicos y juguetes bélicos", so pena de sanciones monetarias o prisión de hasta cinco años.

"Estamos dando un paso muy firme y tomando decisiones en procura de una sociedad más sana y pacífica", señaló en declaraciones a los medios el diputado Wilmer Iglesias, promotor del instrumento jurídico.

Algunas organizaciones no gubernamentales, como Control Ciudadano o el Observatorio de la Violencia, han saludado la iniciativa, pero han señalado que hace falta mucho más para acabar con una cultura de la violencia que cobra las vidas de decenas de personas todas las semanas en el territorio venezolano.

De acuerdo con estadísticas oficiales, la primera causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 26 años en Venezuela es impacto con arma de fuego.

En Caracas, algunas jugueterías todavía exhibían este miércoles sables de plástico, lanzacohetes y otros productos que bien podrían entrar en la categoría de "bélicos".

Definiciones

La encargada de una de estas tiendas en un conocido centro comercial de la capital se encogió de hombros cuando BBC Mundo le preguntó si también sacarían de los anaqueles las pistolas de agua o los modelos para armar de automóviles con cañones.

La ley define como juguetes bélicos "aquellos objetos o instrumentos que, por su forma, imitan cualquier clase de arma", así como "aquellos que, aún sin promover una situación de guerra, establecen un medio de juego que estimula la agresividad o la violencia".

En otra juguetería del mismo mall decidieron no dar cabida a ninguna duda: hace semanas que empacaron las cajas de conocidos personajes como Transformers, Max Steel, Guerra de las Galaxias, Action Man y hasta Batman.

Algunos de estos se cuentan entre los más populares entre los pequeños, según le dijo a BBC Mundo la supervisora del local. "Dígame los que disparan dardos. A los chamos (niños) les encantan. ¿Cómo vas tú en contra de eso?", señaló.

"A mí no me quitó el sueño sacar los juguetes porque nunca me han gustado", interpuso una de las vendedoras. "Pero ésa es una decisión que debería tomar cada padre", añadió.

¿Cuál es el destino de las cajas descontinuadas? De momento, los almacenes centrales de las casa jugueteras. La ley contemplaba que en el período de tres meses entre su aprobación y su implementación, diferentes instituciones estimularían a los dueños de juguetes bélicos a entregarlos para su destrucción, pero se desconoce si hubo algún operativo en este sentido.

Videojuegos también

El mismo tratamiento aplica a los videojuegos que, según los define la ley "contengan informaciones o simbolicen imágenes que promuevan o inciten a la violencia o al uso de armas".

José, dueño de una venta de consolas y videojuegos, respondió sorprendido cuando BBC Mundo le preguntó por qué tenía todavía juegos como La Guerra de los Clones o Super Boxeo entre sus productos.

"La Guerra de las Galaxias es ciencia ficción. No existen las armas de rayos láser. Y el boxeo es un deporte", contestó, para después de espetar la lista de videojuegos "verdaderamente violentos" que ya habían sido purgados de sus vidrieras: Call of Duty, Grand Theft Auto, Band of Brothers, Resident Evily Fear 2no pasaron la prueba de la ley contra juguetes bélicos.

Según José, ya algunos clientes han salido decepcionados y lanzando imprecaciones contra el gobierno, pues estos títulos se cuentan entre los más populares en los diferentes sistemas de videojuegos.

En su opinión, la prohibición "es una bobería, porque la violencia en los niños depende de la crianza". "Pero los niños tratan de imitarlo todo", interrumpe una compradora que busca la última versión de PlayStation. " Y con la televisión ya es suficiente", argumenta.

Guste o no, la ley entró en vigor, y según el diputado Iglesias, inspectores oficiales se harán cargo de hacerla valer.

Sin embargo, admite que el cambio no será asimilado instantáneamente ni resolverá el problema como por arte de magia. "Entendemos que la aplicación de esta norma forma parte de un proceso paulatino, aplicación que exige a todos una gran responsabilidad", señaló.

BBC Mundo.com - Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.