IFE

La Cámara de Senadores pidió al IFE que no incluya el domicilio de los ciudadanos en la nueva credencial para votar con fotografía, debido a que no es un elemento de seguridad comicial y se ha convertido en un medio nocivo para sus titulares.
 
 
De acuerdo con el dictamen avalado, cuando una credencial de elector es sustraída o robada se potencia el aumento de delitos relacionados a la extorsión, el secuestro y el robo de identidad.
 
 
En opinión de los senadores, la credencial para votar no es un comprobante de domicilio ya que actualmente las secretarías de Gobernación y de Hacienda no la reconocen como tal, por lo que se hace ocioso incluir la dirección del hogar del titular.
 
 
Este elemento, subrayaron, ha permitido a la delincuencia organizada realizar delitos como robo de identidad, fraude, extorsión y secuestro. “La delincuencia organizada busca cotidianamente nuevos métodos para delinquir y una modalidad que va en aumento es el robo de identidad en donde la utilización de la información que se incluye en las credenciales para votar ha sido utilizada”, señalaron.
 
 
Hicieron notar que México ocupa el octavo lugar a nivel mundial en este delito, además de que deja pérdidas anuales millonarias en dólares y afecta tanto a usuarios como a instituciones públicas y privadas.