Yuri Cortez AFP (Yuri Cortez AFP)

 El procurador general de México dijo el martes que la estrategia antidroga aplicada por gobiernos anteriores, enfocada en buena parte en neutralizar a los líderes del crimen organizado, provocó una fragmentación de los grupos del narcotráfico al punto de que ahora hay hasta 80 carteles pequeños y medianos.

Los analistas ya habían advertido sobre el peligro de la fragmentación de los carteles, según un experto consultado por la Associated Press.

Jesús Murillo Karam dijo en MVS Radio que la Procuraduría General de la República (PGR) trabaja actualmente en identificar con precisión a esos carteles y sus zonas de influencia, y señaló que el plan de seguridad anunciado la víspera por el presidente Enrique Peña Nieto para dividir el país en cinco regiones está dirigida justamente a focalizar las acciones contra ese tipo de grupos.

Aseguró que las acciones contra esos carteles se sustentarán en labores de inteligencia concentradas en cada región.

"Calcularía entre 60 y 80 (carteles), entre medianos y chicos", dijo el procurador.

"Están en varias partes del país, estamos identificando exactamente, geográficamente, sus zonas de influencia", añadió Murillo.

Al presentar el lunes los principales lineamientos de su plan para combatir la violencia que azota el país, el gobierno criticó la estrategia implementada por la administración anterior y entre otras cosas aseguró que provocó la fragmentación de grupos criminales, volviéndolos así más peligrosos.

El secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio, dijo la víspera que la captura y muerte de líderes del narcotráfico dividió a los grupos, que pasaron de "un esquema de liderazgos verticales a uno horizontal que los hace más violentos y mucho más peligrosos".

Murillo abundó el martes sobre el tema y dijo que la anterior estrategia apuntó a las cabezas sin atacar las raíces de las organizaciones.

"Esto generó que los segundos (al mando), generalmente los más violentos, los más capaces de matar para decirlo claro, se empezaron a apoderar o a generar sus propios grupos y los desplazados a generar otro tipo de delitos y ahí nacen el secuestro, la extorsión, la protección", añadió.

El anterior gobierno del presidente Felipe Calderón destacó hasta el final que uno de sus principales logros fue el haber detenido o dado muerte a 25 de los 37 líderes más buscados.

Calderón, del Partido Acción Nacional, entregó el poder el 1 de diciembre a Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional.

Erubiel Tirado, experto en seguridad de la Universidad Iberoamericana, dijo a The Associated Press que varios analistas ya habían advertido sobre ese efecto de fragmentación desde hace varios años.

"Seguimos teniendo algunas organizaciones de regular tamaño, importantes como el cartel de Sinaloa, que están coexistiendo con otras que se han multiplicado y que tienen una estructura horizontal, que eso lo hace más difícil de detectar y de combatir", comentó.

Consideró, sin embargo, que se debe ser cauto en términos de los números manejados por el procurador.

"Es mucha variación hablar de entre 60 y 80", dijo.

El gobierno de Calderón reconocía hasta ocho grandes organizaciones: Pacífico (como renombró al cartel de Sinaloa), Los Zetas, del Golfo, Arellano Félix, La Familia, Caballeros Templarios, hermanos Beltrán Leyva y cartel de Juárez.

Sin embargo, las propias autoridades anteriores reportaron en varias ocasiones que al menos el cartel de los Beltrán Leyva se fraccionó en grupos más pequeños tras una operación de la Marina en la que murió su líder Arturo Beltrán en diciembre de 2009.

El procurador general de México dijo el martes que la estrategia antidroga aplicada por gobiernos anteriores, enfocada en buena parte en neutralizar a los líderes del crimen organizado, provocó una fragmentación de los grupos del narcotráfico al punto de que ahora hay hasta 80 carteles pequeños y medianos.

Los analistas ya habían advertido sobre el peligro de la fragmentación de los carteles, según un experto consultado por la Associated Press.

Jesús Murillo Karam dijo en MVS Radio que la Procuraduría General de la República (PGR) trabaja actualmente en identificar con precisión a esos carteles y sus zonas de influencia, y señaló que el plan de seguridad anunciado la víspera por el presidente Enrique Peña Nieto para dividir el país en cinco regiones está dirigida justamente a focalizar las acciones contra ese tipo de grupos.

Aseguró que las acciones contra esos carteles se sustentarán en labores de inteligencia concentradas en cada región.

"Calcularía entre 60 y 80 (carteles), entre medianos y chicos", dijo el procurador.

"Están en varias partes del país, estamos identificando exactamente, geográficamente, sus zonas de influencia", añadió Murillo.

Al presentar el lunes los principales lineamientos de su plan para combatir la violencia que azota el país, el gobierno criticó la estrategia implementada por la administración anterior y entre otras cosas aseguró que provocó la fragmentación de grupos criminales, volviéndolos así más peligrosos.

El secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio, dijo la víspera que la captura y muerte de líderes del narcotráfico dividió a los grupos, que pasaron de "un esquema de liderazgos verticales a uno horizontal que los hace más violentos y mucho más peligrosos".

Murillo abundó el martes sobre el tema y dijo que la anterior estrategia apuntó a las cabezas sin atacar las raíces de las organizaciones.

"Esto generó que los segundos (al mando), generalmente los más violentos, los más capaces de matar para decirlo claro, se empezaron a apoderar o a generar sus propios grupos y los desplazados a generar otro tipo de delitos y ahí nacen el secuestro, la extorsión, la protección", añadió.

El anterior gobierno del presidente Felipe Calderón destacó hasta el final que uno de sus principales logros fue el haber detenido o dado muerte a 25 de los 37 líderes más buscados.

Calderón, del Partido Acción Nacional, entregó el poder el 1 de diciembre a Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional.

Erubiel Tirado, experto en seguridad de la Universidad Iberoamericana, dijo a The Associated Press que varios analistas ya habían advertido sobre ese efecto de fragmentación desde hace varios años.

"Seguimos teniendo algunas organizaciones de regular tamaño, importantes como el cartel de Sinaloa, que están coexistiendo con otras que se han multiplicado y que tienen una estructura horizontal, que eso lo hace más difícil de detectar y de combatir", comentó.

Consideró, sin embargo, que se debe ser cauto en términos de los números manejados por el procurador.

"Es mucha variación hablar de entre 60 y 80", dijo.

El gobierno de Calderón reconocía hasta ocho grandes organizaciones: Pacífico (como renombró al cartel de Sinaloa), Los Zetas, del Golfo, Arellano Félix, La Familia, Caballeros Templarios, hermanos Beltrán Leyva y cartel de Juárez.

Sin embargo, las propias autoridades anteriores reportaron en varias ocasiones que al menos el cartel de los Beltrán Leyva se fraccionó en grupos más pequeños tras una operación de la Marina en la que murió su líder Arturo Beltrán en diciembre de 2009.