En el país se habla español, pero el lenguaje cotidiano de los mexicanos puede desconcertar a muchos hispanohablantes, como esta oferta de servicios para fiestas. No se venden tacos expandibles: los inflables son juegos para niños.

También puedes ver:

La obsesión mexicana por los records

Muerte a la mexicana