Diluyen carácter punitivo a reforma educativa

El grupo de negociadores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) salió este domingo poco después de las 4:30 de la madrugada de una casa-oficina de la Ciudad de México con un “addendum” en la mano que le diluye el carácter punitivo, a través de la evaluación, a la Ley General de Servicio Profesional Docente.

Antes de que saliera el sol, comenzaron a llamarle a los siete líderes de Oaxaca, los cuatro de Michoacán y los tres de Guerrero, que suman 90% de la CNTE, para informarles del acuerdo.

Programaron informarle a sus bases por la noche.

Son ocho puntos que hacen más digerible para ellos la llamada ley de la discordia.

Uno de los acuerdos es la incorporación de Guerrero, Michoacán, Oaxaca y Chiapas a los programas especiales de apoyo de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Es decir, los incluyeron en el grupo de estados que recibe dinero para infraestructura y tecnología para la educación.

A los de nuevo ingreso, les propusieron darles la base en seis meses y un día, en lugar de tener que esperar dos años, pero deben pasar por una evaluación para tener plaza y empleo fijo.

Además, en caso de no aprobar los exámenes, serán dados de baja.

También acordaron mantener las tres oportunidades de aprobar la evaluación, pero se les reconocerá su antigüedad y derechos adquiridos, antes de moverlos a algún otro puesto.

Para el presidente del sindicato, Juan Díaz de la Torre, este punto era el único que bloqueaba el apoyo total a la transformación de la educación que plantea el nuevo gobierno.

Uno de los temas que no estaba contenido en la reforma educativa y que se abordó, fue el de las normales.

En un artículo transitorio se planteó que las universidades privadas puedan formar maestros a partir de 2016, cuando se calcula la generación que acaba de comenzar a estudiar en las normales terminará su educación.

Así se evitó la confrontación con la CNTE, por lo menos este domingo.

La tensión en la Secretaría de Gobernación, no obstante, no disminuyó.

Aceptaron los puntos del “addendum” a regañadientes.

Ahora quieren una señal.

Respuestas de lo que pasará a continuación.

Los maestros ahora tienen la palabra.

Más información en Diario 24 Horas.