Coahuila 38 días bajo fuego

Coahuila es el frente de guerra más visible del combate entre los grupos del narco. Los últimos 38 días, las balaceras en Piedras Negras y Torreón no han cesado, tampoco los operativos para detener a lugartenientes identificados con vínculos con Los Zetas. 

Los ataques en contra de la Policía Federal, las desapariciones de policías, el incremento de extorsiones, las acusaciones entre empresarios y políticos por sus ligas con el narcotráfico son la constante en los últimos días.

Del 3 de octubre a la fecha, los enfrentamientos por el control de la plaza, en estos dos municipios de Coahuila ha dejado 65 muertos, el 95 por ciento de ellos en ambas ciudades.

El homicidio de José Eduardo Moreira Rodríguez, ocurrido ese miércoles, hizo más estridente la violencia en esas plazas controladas por Los Zetas, aunque la escalada de inseguridad y de crímenes comenzó cuando menos dos meses antes.

Frente de batalla

En esa entidad la violencia no es solo producto de la “depuración” interna de las organizaciones por las traiciones y cambios de liderazgo, tampoco por la disputa por el territorio al interior entre las células de Los Zetas y el Cártel de Sinaloa, también inciden las complicidades del narco con los policías municipales y estatales.

La corrupción de la Policía Federal también incide en esta confrontación y escenario de violencia, ya que algunos de los agentes destacamentados en Torreón han sido acusados públicamente de secuestros y, al menos, existen tres denuncias por abusos sexuales.

Las desapariciones de policías de forma masiva como la ocurrida hace tres semanas en Saltillo, Coahuila, de 20 policías municipales, son uno de los saldos de las pugnas de los carteles que se disputan la plaza, y de las traiciones entre unos y otros.

La batalla de los 38 días ha registrado homicidios importantes, pero fortuitos, como el de Heriberto Lazcano Lazcano, El Lazca, quien fue abatido por la Marina sin tener un operativo ex profeso para su captura.

Más información en Diario 24 Horas