Boston y San Luis, con deudas por saldar en la Serie Mundial

El Clásico de Otoño está listo y por primera vez desde que los Yankees de Nueva York barrieron a los Bravos de Atlanta en 1999, los mejores de cada liga se miden en una Serie Mundial.

Los Cardenales de San Luis, flamantes campeones de la Liga Nacional llegan con sed de revancha tras caer en 2004 ante los Red Sox de Boston, monarcas de la Liga Americana, que aún recuerdan las afrentas sufridas en 1946 y 1967.

Con este panorama se pondrá en marcha el próximo miércoles el juego 1 de la Serie Mundial de las Grandes Ligas, la cual busca al campeón número 109 en su historia.

Aunque no se han enfrentado en series interligas desde junio de 2008, estos equipos se han citado en tres memorables Series Mundiales.

San Luis ganó las ediciones de 1946 y 1967 en siete juegos.

Boston barrió la de 2004 para poner fin a 86 años sin ganar el campeonato.

Son franquicias modelos, entre las más exitosas de las mayores los últimos 15 años.

Los Medias Rojas buscan su tercera corona en 10 temporadas, mientras que los Cardenales van por la segunda en tres años y la tercera desde 2006.

Ambos ganaron 97 juegos para compartir el mejor récord de la temporada regular.

Como es común, el bateador designado abre el compás para interrogantes de estrategia.

Craig se perfila como ideal para los Cardenales en Boston y el domingo que indicó que se ha recuperado lo suficiente de un esguince en el pie izquierda, lesión que lo ha mantenido fuera de actividad desde inicios de septiembre.

Si Craig puede cubrir la inicial, entonces Adams sería el designado.

Beltrán y Holliday también podrían ser candidatos para tener en los jardines a Robinson y Jay, mejores en defensa.

Como no se permite el designado en el estadio de la Nacional, los Medias Rojas deben decidir si Ortiz juega en la primera base.

Pero eso dejaría a Napoli, quien bateó dos jonrones en la serie de campeonato ante Detroit, en la banca.

Napoli ha sido receptor, pero no ha actuado en la posición durante todo el año.

Con mucha velocidad en la parte alta de su alineación, los Medias Rojas son de robar bases.

Concretaron el 86,6% de sus intentos, el mejor porcentaje desde que la cuenta empezó a contabilizarse en la década de los 1920.

Pero Molina es dueño de un brazo de cañón.

Sacó out a 19 de los 45 corredores que intentaron el robo.

San Luis, en cambio, no tiene tanta velocidad.

Si acaso una docena de jugadores quedan de los Cardenales que ganaron la Serie Mundial de 2011.

Boston ha ganado sus últimos ocho cotejos en el clásico, luego de perder ante los Mets de Nueva York en el séptimo de 1986.

Muy pocos han enfrentado a los pitchers rivales, pero Victorino y Gomes —ex jugadores en la Nacional— han conectado jonrones ante Wainwright.

Antecedentes: Cardenales: Luego de ganar su 19no banderín de la Nacional, los Cardenales van por su 12do campeonato de la Serie Mundial.

El año pasado estuvieron a paso de repetir como campeones de liga, pero dejaron escapar una ventaja 3-1 ante San Francisco.

Este año sentenciaron al vapulear a los Dodgers y a su as Clayton Kershaw en el sexto juego.

Tienen foja de 8-1 cuando se han encontrado al borde de la eliminación en la postemporada los últimos tres.

En esta temporada, los Cardenales (97-65) se despegaron de Pittsburgh y Cincinnati para ganar el título de la División Central.

Nunca sacaron más de cuatro juegos al frente o cuatro detrás.

Fijaron un récord del club con su promedio de .330 con corredores en posición de anotar.

El mánager Mike Matheny, en su segundo año, apeló a muchos novatos, particularmente en la rotación de abridores y en el bullpen.

Los pitchers novatos, incluyendo Shelby Miller y Michael Wacha, encabezaron las mayores con sus 36 victorias.

Adams bateó 17 jonrones con 50 impulsadas en menos de 300 turnos, y el primer novato que logra eso en la Nacional desde Tom Haller (Gigantes) en 1962.

Medias Rojas: Boston (97-65) disputa su primera postemporada desde 2009, luego que el año pasado previo fue un desastre épico.

Después del colapso sin precedentes en septiembre de 2011, el equipo nombró a Bobby Valentine en reemplazo de Terry Francona, el piloto que les llevó a dos campeonatos.

Los conflictos marcaron la campaña de Valentine.

Ganaron apenas 69 juegos, el peor resultado en casi medio siglo.

El remozamiento empezó en agosto de 2012, al desprenderse de Josh Beckett, Adrián González y Carl Crawford en un cambio con los Dodgers.

La victoria de la Liga Americana en el Juego de Estrellas les otorga un juego extra como local en la Serie Mundial.

Con el nuevo mánager John Farrell, los Medias Rojas se convirtieron en el segundo equipo de la Americana bajo el formato de tres divisiones que queda primero tras ser último en la campaña previa.

Ortiz es el último sobreviviente del equipo campeón de 2004.

Pedroia, Lester y Ellsbury formaron parte del club campeón en 2007.

Los Medias Rojas no han perdido más de tres juegos en fila esta temporada, los primeros en hacerlo desde los Cardenales de 2005.

Boston ha perdido tres en fila sólo dos veces desde mayo.

Equipos con más campeonatos de la Serie Mundial 27 — Yanquis de Nueva York 11 — Cardenales de San Luis 9 — Atléticos de Oakland-Kansas City-Filadelfia 7 — Medias Rojas de Boston 7 — Gigantes de San Francisco-Nueva York 6 — Dodgers de Los Angeles-Brooklyn 5 — Rojos de Cincinnati 5 — Piratas de Pittsburgh 4 — Tigres de Detroit 3 — Bravos de Atlanta-Milwaukee-Boston 3 — Orioles de Baltimore 3 — Medias Blancas de Chicago 3 — Mellizos de Minnesota Mellizos-Senadores de Washington (original) 2 — Cachorros de Chicago 2 — Indios de Cleveland 2 — Marlins de la Florida 2 — Mets de Nueva York 2 — Azulejos de Toronto 2 — Filis de Filadelfia 1 — Diamondbacks de Arizona 1 — Angelinos de Los Angeles-Anaheim 1 — Reales de Kansas City.