Jalón de orejas para el “Piojo”

Miguel Herrera, técnico de las Águilas del América, aceptó que recibió una llamada de atención de su directiva tras ser expulsado en el juego ante Monterrey, pero prefirió dejar en secreto sí había recibido una multa por su acción. "Esto se queda en cuestión interna, claro que hubo regaño. Por suerte no insulté a nadie porque si no me hubieran dado más partidos", comentó el “Piojo” en entrevista para Espn. Sin embargo, el timonel reconoció que de repente pierde la cabeza, lo cual no está bien, ya que no da un buen ejemplo a sus jugadores.    "Yo trato, con mi forma de hablar, y la exigencia a mi equipo, tratar de que entren prendidos, con la idea de que se calienten con el juego, no con la cabeza. Trato de tranquilizarme pero de repente para mi es difícil, voy a intentar no caer en estas tonterías. Decir que no voy a reclamar es mentirle a la gente, pero voy a seguir probando", aseguró. Sobre el trabajo del silbante Arellano Nieves, Herrera fue más pausado, y dijo: "Hay que acláralo con el árbitro, con la cabeza fría, saber por qué está con mi persona. La primera vez que me expulsó estaba hablando con un jugador y vino la roja. Hay gente a la que le caes bien y otra que no, lo mismo me pasa a mí, y eso siempre dará un punto a favor o en contra. Cuando a un árbitro le caes mal todo es a raja tabla, cuando le caes bien te puede aguantar más". Finalmente, las Águilas del América se tomaron la foto oficial del Torneo Clausura 2013 en sus instalaciones en Coapa, donde portaron su flamante plumaje.