México, en camino de ser el tercer exportador mundial automotriz

La industria automotriz de México se perfila como el tercer exportador mundial automotor en cinco años, con un crecimiento de ciento por ciento en ventas al exterior para 2017, con lo que el sector alcanzaría casi 200 mil millones de dólares en exportaciones globales. Aun con ello, para 2013 los pronósticos tanto de líderes del sector como analistas son reservados y sujetos al comportamiento de la economía estadounidense, pues de registrar una desaceleración, afectaría las exportaciones mexicanas, cuyo 80 por ciento se dirige al mercado del vecino país. Por ello, líderes del sector insisten en el desarrollo urgente de una política de impulso al mercado interno, que contrariamente al sector exportador, tiene una década de retraso y se encuentra 50 por ciento por debajo de su potencial, por lo que presentaron ya un plan estratégico para los siguientes seis años con propuestas puntuales. El presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Eduardo Solís Sánchez, adelantó que la producción mexicana, impulsada principalmente por las exportaciones, podría crecer a tres millones de vehículos en 2013, aunque aclaró que ello podría verse modificado por las condiciones económicas en la Unión Americana. De esta manera, dijo Solís Sánchez, se esperan nuevos récords históricos en materia de producción y exportación vehicular, aunque queda pendiente de resolver el tema del mercado interno. Por ello, la industria apuesta al mercado interno, por lo que ya presentó al gobierno federal un documento con propuestas basadas en cuatro ejes fundamentales: producción industrial, desarrollo del mercado interno, desarrollo del sector de autopartes y producción y venta de vehículos pesados. Según datos de la AMIA, el sector automotriz contribuye con 23 por ciento del valor de las exportaciones manufactureras de México y sus exportaciones son 29 por ciento superiores al valor de las ventas externas de petróleo crudo del año 2011. El saldo de la balanza automotriz es 46 por ciento superior a los ingresos por remesas de 2011 y generó 184 por ciento más de divisas que las producidas por ingresos turísticos. Por lo que la tarea para los próximos años, confían, será trabajar al interior y robustecer el mercado doméstico automotriz.