La delegación republicana en las negociaciones sobre la reducción del déficit público en Estados Unidos accedió por primera vez a aumentar los impuestos a los ciudadanos más ricos, según informaron este sábado medios estadounidenses.

El presidente de la Cámara de Representantes y jefe de la delegación republicana, John Boehner, ofreció un aumento de los tipos que se aplican a las familias que ingresan más de 1 millón de dólares anuales, a cambio de drásticos recortes en el gasto y una ambiciosa reforma de los programas sociales.

Se trata de la primera vez desde las elecciones del 6 de noviembre que la oposición republicana accede a un incremento de la fiscalidad para los más ricos, aunque la oferta queda todavía muy lejos de la exigencia planteada por el Gobierno de Barack Obama.

El presidente demanda, como medida para aumentar los ingresos del Estado, que se dejen expirar las rebajas fiscales de la era de George W. Bush para los hogares con ingresos superiores a los 250 mil dólares anuales, pero se mantengan para las familias de clase media.

En esta fase decisiva, Obama y Boehner conducen personalmente las negociaciones que pretenden evitar el temido "abismo fiscal", esto es, la combinación a principios del próximo año de una abrupta y generalizada subida de impuestos, como resultado del vencimiento de las rebajas de la era Bush, y drásticos recortes del gasto público.

Todos los analistas coinciden en que la suma de ambas medidas, que tendría como efecto la retirada de casi 7 billones de dólares de la economía, precipitaría a EU en una nueva recesión.