Benedicto XVI suma 500 mil seguidores en Twitter

En sus primeras 24 horas de presencia en la red social Twitter, el perfil de Benedicto XVI ha desatado reacciones extremas: mientras cosechó la cifra nunca vista de 500 mil seguidores también sufrió la burla y el pirateo.

Pasado el mediodía de este martes, la cuenta del papa en inglés (@pontifex) tenía más de 377 mil abonados, la española (@pontifex_es) unos 87 mil, la italiana (@pontifex_it), 35 mil, la portuguesa (@pontifex_pt) unos 14 mil, la alemana (@pontifex_de) nueve mil y la francesa (@pontifex_fr) siete mil.

Junto con la gran atención despertada por el desembarco del líder católico en el sitio web de mensajes cortos han aparecido también varias cuentas piratas (fakes) como una con el nombre de @RealPontifex u otra que buscaba suplantar la portuguesa en Brasil @pontifex_br.

Según anunció la víspera El Vaticano, los primeros tuits de Joseph Ratzinger comenzarán a transmitirse el 12-12-12 a las 12, es decir el mediodía del próximo miércoles, justo el día de la festividad de la Virgen de Guadalupe.

En sus textos iniciales Benedicto XVI responderá a preguntas sobre la fe que ya se están enviando a través de la red social bajo la etiqueta #askPontifex. Pero la comunidad tuitera ha aprovechado ese "hashtag" para interrogar sobre las cuestiones más disparatadas, para cuestionar irrespetuosamente sobre puntos sensibles para la Iglesia católica o simplemente para burlarse del papa.

La iniciativa abrió la puerta a preguntas irreverentes: "¿Entrará El Vaticano de una vez en el siglo XXI?", "¿Por qué odias a los gays?", "¿Está feliz debido a la riqueza y gloria que le patrocina el engaño masivo y mundial de un dios obsoleto?" o "¿Qué tiene de malo el condón?".

Así como a otras más serias: "¿Cuál es su opinión sobre las mujeres católicas que seriamente sienten un llamado de Dios para servir como presbíteros?", "¿Qué hacer cuando los testigos de Jehová captan fieles católicos?" o "¿Cómo reavivar la fe de los perdidos?".

Los mexicanos también se hicieron presentes cuestionando: "¿Qué acciones se tomarán para impulsar más la misa tridentina en México?" o "Santo Padre, necesitamos una sagrada congregación que regule las devociones populares que en Latinoamérica son paganismo".

La llegada de Benedicto XVI a las redes sociales también involucró a personalidades del mundo de la política internacional, como por ejemplo el presidente del Estado de Israel, Simon Peres, quien envió un tuit especial al papa.

"Su Santidad, bienvenido a Twitter. Nuestras relaciones con El Vaticano son las mejores y pueden establecer las bases para fomentar la paz en todos lados", escribió el mandatario.