Como artista tienes que hacer cosas no muy gratas: Carbonell

Por medio de su cuenta de Facebook el pintor ecuatoriano radicado en México, Santiago Carbonell, escribió las razones por las que decidió realizar el retrato de cuerpo completo al ex presidente Felipe Calderón, asegurando que pintar a alguien, no es ensalzarlo; su obra perdurará en la Galería de los Presidentes en Palacio Nacional, al lado de la pintura de Vicente Fox.

“Muchas veces como artista, tienes que hacer cosas que a lo mejor no son muy de tu agrado, y te cuestan mucho. Otras amorosas que fluyen sin fatigas. Son los gajes del oficio.”  Así comienza la explicación del pintor, del que se presume cobró 754 mil pesos por el cuadro.

“El pensamiento político de un artista es mejor adornarlo con la palabra, que es más clara y precisa. Siempre pensé que los retratos de gobernantes es un atavismo monárquico, un poco reñido con el ideal republicano, pero aún así hay tradiciones que perviven sin que nadie se detenga a preguntarse el por qué de ello”, asegura en su página de Facebook.

Luego de la polémica desatada en las redes sociales por la obra, Carbonell prosigue: “Que quede claro que pintar a alguien, no es ensalzarlo (de eso sabía Goya un rato).Pintar no es más que embadurnar color sobre una superficie.”

La pintura al óleo fue inaugurada por Calderón el pasado 30 de noviembre durante una cena de gala a visitantes extranjeros, en ella se observa al ex presidente recargado en un pedestal en el que se alza la efigie de José María Morelos y Pavón, el Padre de la Patria, quien según explica Carbonell “mira escrutador al personaje, tratando de ver sus intenciones, o ponderando su actuación. En la cabeza de la escultura destaca la redonda marca de un balazo.”.

Mientras que “en la parte izquierda del cuadro, en la zona de sombra se dibuja la vertical de una puerta semi abierta, (la puerta trasera ¿de entrada o del salida?). Sobre la pared de fondo hacia la derecha, un poco ajada, cuelga un clavo solitario. Por encima, una estampa recién desdoblada de un paisaje reseco y triste, adornado con un melancólico generador de energía eólica”.