Calle 13 enloquece a 16 mil seguidores

La agrupación boricua Calle 13 se presentó en el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México, donde ante más de 16 mil seguidores, el grupo demostró que la locura por sus temas bailables y pegajosos con contenido social no cesará próximamente.

Desde las 17:00 horas, cientos de jóvenes y adultos de diversos sectores sociales acudieron al llamado con "Visitante" y "Residente", en donde la animada audiencia que se congregaba auguraba una entretenida y movida velada, debido al ánimo festivo que imperaba en los alrededores del recinto.

Cuando el reloj marcó las 21:00 horas, la agrupación apareció en el templete en medio de una gran euforia y un despliegue de luces. Se escucharon los primeros acordes de "No hay nadie como tú", lo que ocasionó que los animados seguidores se despojaran de su vergüenza y se pusieran a bailar al ritmo que la música marcaba.

El ambiente que ya estaba más que airado se podía comprobar con las fans que para tratar de impresionar a los interpretes se despojaron de sus prendas para quedar en ropa interior, lo cual le dio un toque peculiar a la velada que continuó con canciones como "La vuelta al mundo", "El baile de los pobres", y "Vamos a portarnos mal".

Durante el concierto y fieles a sus ideales, los integrantes de esta agrupación no dejaron de levantar la voz con diversas consignas sociales que pedían igualdad para los ciudadanos y un mejor país, lo cual acompañaron con canciones como "El hormiguero", "Tango del pecado" y "Suave", que llamaban a la libertad en el actuar, con letras sociales y algo de romance.

Hacia la recta final de este emocionante y vertiginoso recital, todos aquellos fanáticos que querían portarse mal tuvieron el pretexto perfecto cuando Calle 13 interpretó el tema con el cual saltó a la fama: "Atrévete-te-te", el cual consiguió que la audiencia bailará, saltará y entonará a todo pulmón el contagioso coro.

Tras despedirse y salir por unos instantes del escenario, la agrupación tuvo que regresar para interpretar "Calma pueblo" y "Un beso de desayuno", para finalmente finalizar con "Latinoamérica", canción con la que el grupo apeló por un mundo más justo e independiente, durante el cual Residente se puso la playera de la selección mexicana .