El actor estadunidense Paul Walker, uno de los protagonistas de "Rápido y furioso" se desempeña como paramédico en la zona más golpeada por el terremoto de 8.8 grados Richter que sacudió a Chile el 27 de febrero pasado, indicaron este martes radioemisoras locales.

Walker llegó el sábado pasado a este país y se trasladó de inmediato a la zona costera de la Región del Maule, distante unos 300 kilómetros al suroeste de Santiago y donde un tsunami arrasó con los poblados ubicados a la orilla del mar.

El actor y surfista trajo a Chile medicamentos que suministró a los damnificados en una de las zonas más golpeadas por el terremoto e incluso participó en campañas de vacunación a menores de edad para prevenir enfermedades.

Durante su visita, el actor, que posee una organización humanitaria llamada React, no ha tenido problemas en sacarse fotografías con fanáticos, firmar autógrafos e incluso copias ilegales de sus películas.

En breves declaraciones a periodistas, Walker dijo que la destrucción causada por el maremoto "demuestra que no hay otra fuerza más potente que el océano".

"Mis amigos surfistas en Chile me dijeron que esto estaba realmente mal. Lo que es increíble para mí es la moral, el espíritu de la gente. Son fuertes y no sienten pena de símismos porque la vida debe continuar", agregó.