McCartney conquista a más de 60 mil Beatlemaniacos

Sir Paul McCartney emprendió un "misterioso viaje místico", al cual más de 60 mil Beatlemaniacos se sumergieron durante 180 minutos frente a un escenario de un Estadio Azteca, que se rindió a los pies de una de las leyendas vivientes de la música.

El ambiente era insuperable, pues previo al concierto todo el público desfiló por los pasillos y a las afueras del recinto de Calzada de Tlalpan, donde el concreto recibió la marcha de decenas de "Sargentos Pimienta" y de familias que acudieron a presenciar el espectáculo del ídolo de Liverpool.

Allí, para escuchar los clásicos de la década de los 60, en la que The Beatles resultó un fenómeno, no había limite generacional, pues había desde pequeños, jóvenes, padres y abuelos con las ansias de escuchar un legado que durará hasta el fin de los tiempos.

Pese a la amenaza de lluvia, todos tomaron su lugar en el Coloso de Santa Úrsula que anoche abandonó el césped, las redes y las líneas de cal por un imponente escenario con cinco pantallas que proyectaron imágenes y símbolos alusivos al cuarteto de Liverpool.

La cita era a las 21:00 horas; sin embargo, los minutos avanzaron y el intérprete no pisaba el escenario del Azteca, así que la gente mató el tiempo cimbrando el concreto con los pies, mientras la ola levantaba a todos los espectadores en sus asientos de derecha a izquierda y viceversa.

De la nada, las luces se fundieron y tras el entarimado desfilaron los músicos acompañados del caballero real de Gran Bretaña, quien lució elegante con un saco color azul marino, pantalón negro, zapatos, camisa blanca y un par de tirantes, un clásico vestuario para un mítico músico.

De esta forma, "Magical mistery tour" abrió el libro de los recuerdos que remontaban a 1967, año en el que se lanzó la obra maestra "Sgt. pepper's lonely hearts club band", seguido de "Junior's farm", tema perteneciente a su etapa con The Wings.

Tras el despegue, Sir Paul saludó a sus fans con un imponente "Buenas noches México", para seguir entregando amor a su público mexicano con "All my loving", una pieza inolvidable compuesta por Macca junto a John Lennon en 1963 y que hizo explotar las voces del Coloso.

El intenso escándalo sorprendió al británico, quien se quedó un minuto presenciando la locura que su visita desató. "Los chilangos son maravillosos", dijo tras entonar "Jet", "Sing the changes" y "The night before", que sonó por primera vez anoche en el Distrito Federal.

"Hey jude" convirtió al Coloso en un monstruo de 60 mil cabezas que corearon el inolvidable "Na,na,na", cuyo estruendo dirigió gustoso el ex Beatle, para seguir sorprendido del amor que le tienen sus seguidores mexicanos. Un momento emotivo terminó, pero dio paso a un final de ensueño.

No conforme Sir Paul McCartney regresó para terminar la magia con "Yesterday", "I saw her standing there", "Carry that weight" y "The end", un final soñado, esperado y que reafirmó su éxito que difícilmente será olvidado en el resto de los tiempos.

Fuente: NotimexFotos:Notimex

www.unonoticias.com