Interrogatorio inédito de la ONU al Vaticano

Antes de noviembre, personal de la Santa Sede debe responder un cuestionario sobre denuncias contra miembros de la Iglesia Católica

Antes de noviembre, personal de la Santa Sede debe responder un cuestionario sobre denuncias contra miembros de la Iglesia Católica

<strong>GINEBRA</strong>. Por primera vez en su historia, las autoridades del Vaticano deberán brindar “información detallada” al Comité de Naciones Unidas sobre Derechos del Niño, sobre los casos de pedofilia y abusos sexuales contra menores de edad cometidos por miembros de la Iglesia Católica. El proceso establecido requiere respuestas a un cuestionario preparado sobre el conjunto de denuncias que recogió el Comité.

Una fuente cercana al Comité, que pidió el anonimato, afirmó que se redactó una lista de preguntas para que sean contestadas por los funcionarios que designe la Santa Sede, a más tardar el 1 de noviembre próximo. El Estado de la Santa Sede es parte de la Convención que protege los derechos de los niños, y su comportamiento en esa materia se evaluará en enero de 2014; cuando haya respondido al órgano de Naciones Unidas.

El alcance jurídico del hecho mantiene la expectativa de gran parte de las instancias defensoras de los derechos de la niñez. Es inédito que el Vaticano deba responder a cuestionamientos de un organismo multilateral civil. Se estima que el mecanismo del interrogatorio se convino para facilitar las respuestas sobre este tema en Ginebra, sede del Alto Comisionado de la ONU sobre Derechos Humanos y sus mecanismos.

El Comité de la ONU cuestionó sobre las medidas adoptadas para condenar y prevenir castigos corporales practicados en algunos establecimientos escolares católicos. En junio pasado, las organizaciones Red de Supervivientes de Personas Abusadas por Sacerdotes (SNAP) y el Centro para los Derechos Constitucionales presentaron al Comité casos documentados de violaciones y abusos sexuales cometidos bajo el paraguas de la Iglesia Católica.

En este sentido, la representante del Centro para los Derechos Constitucionales, Pamela Spees, dijo a la prensa en Ginebra que es fundamental que todos los documentos del Vatileaks sean entregados a la policía para ser llevados a la justicia.

Esos documentos no deben ser guardados en El Vaticano, subrayó. La SNAP denunció en 2011 al Vaticano ante la Fiscalía de la Corte Penal Internacional por cargos de lesa humanidad. Presentó la demanda al considerar que funcionarios del Vaticano participaron en el encubrimiento generalizado y sistemático de violaciones y crímenes sexuales contra niños en todo el mundo.

<b>Lo que pide la ONU</b>

-       Información detallada sobre casos de violencia sexual contra niños o niñas cometidos por miembros del clero, sacerdotes y monjas en numerosos países.

-       Las medidas que emprendió la Iglesia Católica para castigar a los culpables de abusos sexuales contra menores de edad y si fueron llevados ante la justicia.

-       Informes sobre las medidas que ha tomado para asegurar que sospechosos de pedofilia no estén en contacto con niños.

-       Qué se ha hecho de manera concreta para apoyar a las víctimas de esos delitos.