Los italianos deberán socorrer a los animales atropellados

Los conductores y viandantes italianos estarán obligados a partir del 27 diciembre a socorrer, como está establecido ya con las personas, a los perros, gatos y ejemplares de otras especies animales que hayan sido atropellados en la carretera, según recogen los medios italianos.

El Boletín Oficial del Estado publicó el pasado viernes los detalles del reglamento del ministerio de Transporte, que puntualiza que la ley, aprobada hace dos años, no es solo aplicable a quien conduce el vehículo y causa el accidente, sino a todas aquellas personas que vean al animal accidentado.

De esta manera, destaca el reglamento, el conductor deberá transportar al animal en su vehículo hasta una clínica veterinaria, por lo que tendrá la posibilidad de tocar el claxon y saltarse las señales de tráfico, como haría si llevara a bordo a una persona, con el fin de llegar con la mayor rapidez posible.

Ante esta situación, prosigue el texto, los automovilistas deberán dejar paso al vehículo, mientras que las fuerzas del orden no podrán aplicar ningún tipo de multa al conductor del vehículo dada la excepcional situación.

El próximo paso, destaca el diario "Corriere della Sera", podría ser la organización de un sistema de emergencias que obligue a los ciudadanos a llamar a un servicio que atienda a los animales en el lugar del accidente.