Inicia Benedicto XVI tiempo de Adviento

El Papa Benedicto XVI inició el tiempo de Adviento, cuatro semanas antes de la celebración de la Navidad, según el calendario litúrgico católico, con una celebración para universitarios en la Basílica de San Pedro.

El pontífice rezó la oración vespertina de las primeras vísperas con estudiantes, académicos y educadores, en la que reflexionó sobre la indiferencia hacia Dios en la sociedad moderna y el "deseo de infinito" presente en el corazón de todos los hombres.

"Dios no se encerró en su cielo, sino que se arrodilló sobre las vicisitudes del hombre: un misterio grande que llega a superar cualquier posible expectativa", dijo Benedicto XVI al referirse al nacimiento de Jesús.

"Dios entró en el tiempo del hombre en el modo más impensado: haciéndose niño y recorriendo las etapas de la vida humana, para que toda nuestra existencia, espíritu, alma y cuerpo pueda conservarse irreprensible y ser elevada a las alturas de Dios", agregó.

El jerarca de la Iglesia Católica señaló que se vive en un contexto en el cual, a menudo, se encuentra la indiferencia hacia Dios, pero se mostró seguro que, en el fondo, quienes viven la lejanía de Dios tienen en su interior una nostalgia de infinito y de trascendencia.

El Papa encomendó a los estudiantes la tarea de atestiguar en las aulas universitarias al "Dios cercano", que se manifiesta también en la búsqueda de la verdad, que es el alma de todo empeño intelectual.