Tres trabajadores españoles de asistencia dijeron el viernes que entablaron denuncias penales contra el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y siete de sus principales asistentes por un ataque mortífero a un barco que llevaba ayuda a Gaza.

Laura Arau, David Segarra y Manuel Tapial presentaron a consideración del juez Pablo Ruz, del Tribunal Nacional, una denuncia de 86 páginas que alega que Netanhayu y sus asistentes cometieron crímenes de lesa humanidad al ordenar y supervisar la interceptación del barco.

El 5 de junio, comandos navales israelíes abordaron y se incautaron de un barco de ayuda con destino a Gaza en que viajaban los tres españoles junto con otras personas. Nueve activistas fueron muertos durante y después de la operación israelí de abordaje.

Los acusados son Netanyahu, el ministro de defensa Ehud Barak, el canciller Avigdor Lieberman, el ministro del interior Eli Yishai, el viceprimer ministro Dan Meridor, el ministro de asuntos estratégicos Moshe Yaalon, el ministro de gabinete Benny Begin y el jefe de la armada Eli Marom, dijeron los españoles.

Un vocero del tribunal dijo que el magistrado considerará los cargos, estudiará si el caso tiene méritos legales y emitirá una decisión en unos pocos días.

Los activistas dicen que los cargos derivan de tres detenciones ilegales seguidas de deportaciones forzosas, tres casos de tortura como también delitos cometidos durante el abordaje del buque turco "Mavi Marmara".

Enrique Santiago, un abogado que contribuyó a preparar la denuncia, dijo que todavía cabe la posibilidad de que los cargos sean extendidos a otros funcionarios israelíes involucrados en lo que calificó de "plan criminal y en su ejecución".

Ruz reemplazó al juez quijotesco Baltasar Garzón, que cobró notoriedad mundial por casos internacionales. Garzón fue suspendido en mayo supuestamente por excederse de su jurisdicción.