El relator de las Naciones Unidas sobre la tortura, Manfred Nowak, advirtió el viernes que el hacinamiento en las prisiones es un caldo de cultivo para el sida.

Por otra parte, el presidente estadounidense Barack Obama prometió que su país se sumaría a la lucha global contra el mal.

A menudo los presos soportan condiciones inhumanas que fomenta la propagación del VIH por medio de jeringas no esterilizadas, contactos sexuales, tatuajes y hojas de afeitar compartidas, afirmó Nowak.

"Hay una crisis mundial en las prisiones", dijo a una conferencia internacional sobre el sida.

Nowak, que ha visitado prisiones en varios países, instó a las autoridades a informar a los presos sobre el riesgo de transmisión del VIH y a ofrecerles condones gratuitos, exámenes de VIH y asesoramiento. También exhortó a las cárceles a ofrecer programas de agujas y jeringas, terapias de sustitución de narcóticos y tratamientos de metadona.

"La ciencia nos dice exactamente qué tenemos que hacer; es sólo cuestión de voluntad política para aplicarlo", dijo Nowak.

Además, los guardias de la prisión deberían cumplir sus obligaciones para impedir las violaciones y otras formas de coerción que arrecian en las situaciones de hacinamiento.

"Una de las medidas más importantes para prevenir la transmisión del VIH sería la reducción del hacinamiento" puesto que conduce a la violencia y a condiciones conducentes a la propagación del virus, agregó.

Nowak dijo que, pese a que es difícil recabar cifras confiables, la incidencia del VIH en las cárceles es generalmente muy superior a la de la población en general de un país.

En Ucrania, por ejemplo, la incidencia del VIH en las prisiones es diez veces mayor que en la población general, precisó.

Dmytro Shermebey, de la Red Panucraniana de Gente que Vive con VIH/SIDA _a quien le diagnosticaron VIH, tuberculosis y hepatitis después de pasar nueve años en una prisión ucraniana_ destacó que los presos tienen el derecho a tratamiento y protección.

"Tienen el derecho porque son seres humanos", afirmó.

Mientras unos 10 millones de personas son encarceladas cada año, unos 30 millones entran y salen de las prisiones cada año, lo que plantea un problema de salud pública para la sociedad, dijo Nowak.

"La salud de la prisión es salud pública", sentenció.

Obama se dirigió a los delegados en la ceremonia de cierre por medio de una teleconferencia.

"Terminar con esta enfermedad no es fácil y no ocurrirá de forma inmediata", dijo Obama. "Pero gracias a ustedes hemos avanzado mucho y Estados Unidos está comprometido a continuar con ese progreso".

Durante la reunión en la capital austríaca, más de 19.000 delegados escucharon noticias prometedoras sobre un gel vaginal _ combinado con el fármaco contra el sida, Tenofir _ que ha sido capaz de bloquear el virus del sida.

También oyeron que un récord de 5,2 millones de personas recibieron efectivas medicinas contra el sida el año pasado. La cifra es más alta que los cuatro millones de personas que las recibieron en 2008.

______

En la Internet:

Conferencia sobre sida: http://www.aids2010.org/