El observatorio de rayos X Chandra localizó indicios del agujero negro más joven en el vecindario cósmico de la Tierra, anunció la agencia espacial estadounidense NASA.

El agujero negro, que se calcula que tiene unos 30 años, podría ayudar a que los científicos entiendan mejor cómo explotan las estrellas gigantes, cuáles dejarán atrás agujeros negros o estrellas neutrónicas, y el número de agujeros negros en nuestra galaxia y en otras.

El objeto es lo que queda de la SN 1979C, una supernova en la galaxia M100, a aproximadamente 50 millones de años luz de la Tierra.

Los datos del Chandra, del satélite Swift de la NASA, del XMM-Newton de la Agencia Espacial Europea, y del observatorio ROSAT de Alemania revelaron una fuente brillante de rayos X que se ha mantenido estable durante las observaciones entre 1995 y 2007.

Esto indica a los científicos que se trata de un agujero negro alimentado por el material que cae en él desde la supernova o una compañera binaria.

Fuente: EFE