Una captura que invita a creer en la detención de Joseph Kony

"Caesar Achellam"

Uno de los principales jefes del rebelde Ejército de Resistencia del Señor (LRA, por sus siglas en inglés) fue detenido este fin de semana por las fuerzas militares de Uganda.

El comandante Caesar Achellam formaba parte del Ejército de Resistencia del Señor desde hace al menos 20 años y se cree que es uno de los cinco líderes más importantes del grupo rebelde ugandés.

La noticia de su captura, sin embargo, llama más la atención por lo que supone en el cerco al buscadísimo Joseph Kony que por la detención en sí de un comandante de alta jerarquía del LRA.

Caesar Achellam fue capturado en la República Centroafricana tras un combate entre militares ugandeses y un grupo de 30 rebeldes, y junto a él fueron detenidas su esposa y su hija más joven, así como un ayudante.

Entrega de otros rebeldes

Tanto las autoridades de Uganda como la comunidad internacional reciben la captura de Achellam como una señal de que la detención de Joseph Kony, acusado de crímenes de lesa humanidad y buscado por la Corte Penal Internacional, está más cerca.

El portavoz del ejército ugandés, Felix Kulaigye, señaló con satisfacción que 'el arresto del general Caesar Achellam significa un gran progreso porque se trata de un pez gordo.

'Su captura causará sin duda un cambio de opinión dentro del LRA', agregó, en referencia a que se espera que los rebeldes comiencen a entregarse por su propia voluntad.

El propio Caesar Achellam hizo mención a esta posibilidad en su aparición ante la prensa nada más ser capturado.

'El general de la división, Caesar Achellam, que ha luchado en la jungla desde 1984, está a partir de ahora en manos del ejército de Uganda', dijo.

'Los militares no deben preocuparse por los rebeldes que siguen escondidos, porque mi salida tiene un gran impacto en ellos y se entregarán pronto para que la guerra termine cuanto antes', aseguró.

Un líder acorralado

La entrega que más importa y preocupa a las fuerzas ugandesas e internacionales es la de Joseph Kony, cuya imagen cobró notoriedad mundial en los últimos meses por la difusión del video Kony 2012, elaborado por la organización estadounidense Invisible Children y que fue visto decenas de millones de veces desde que fue publicado en internet.

El objetivo de la campaña de la ONG es que Kony, que encabeza la lista de criminales de guerra requeridos por la Corte Penal Internacional, sea detenido en 2012.

Los cargos contra él incluyen violación, mutilación y asesinato de civiles, así como el reclutamiento forzoso de niños para convertirlos en soldados y esclavos sexuales.

Tras la detención de Caesar Achellam, el representante especial de Naciones Unidas para la República Centroafricana, Abou Moussa, declaró que Kony se tiene que trasladar constantemente para evadir la detención.

'Las últimas informaciones que tenemos es que, en contra de lo que Kony solía hacer, permanecer un mes o dos en el mismo lugar, ahora cambia de ubicación casi a diario', explicó.

'Hemos encontrado vestigios de sus campamentos, y los rebeldes detenidos nos han informado de su actual estado. La presión está haciéndole efecto', agregó.

En su búsqueda de Kony, el ejército de Uganda recibe la asistencia de militares de otros países africanos y de fuerzas especiales de Estados Unidos. Para los responsables de este operativo, la captura de Caesar Achellam es una prueba más de que avanzan en el camino correcto.

BBC Mundo.com - Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.