Instagram, o cómo sacar una foto igual a las demás

""

Instagram, la aplicación-red social que Facebook compró esta semana por US$1.000 millones, ha disparado una moda en fotografía digital en la que prevalece el estilo retro.

Puede que estemos en 2012, pero las fotos tomadas por los usuarios de ésta y otras aplicaciones similares no se distinguen mucho de aquellas de los años 70.

Esta tendencia surgió hace unos años con Hipstamatic, un app que imita el aspecto de las fotos que sacaban las cámaras fotográficas de juguete. Hoy día, Instagram -lanzada en marzo de 2010- cuenta con más de 30 millones de usuarios.

Además de servir para darle un aspecto más antiguo a las fotos, Instagram ofrece otros efectos visuales, así como la posibilidad de compartir las imágenes con otras personas suscritas a esta red social.

La aplicación utiliza filtros para imitar algunos de los procesos que los fotógrafos emplean para empujar los límites de la fotografía, como por ejemplo jugar con la configuración de la cámara o el equipo del cuarto oscuro para aumentar el contraste.

'La idea es transformar la experiencia de tomar fotos con el teléfono en algo ágil, bonito y divertido', dice Kevin Systrom, cofundador del sitio.'Nos dimos cuenta de que al sacar fotos con el celular no obteníamos el resultado que queríamos, por eso creamos los filtros y las herramientas para que la experiencia sea más artística'.

Equivocarse para aprender

La posibilidad de transformar una imagen común y corriente en algo 'artístico' con sólo apretar un botón es el ideal de la fotografía digital: lograr el efecto deseado sin necesidad de un largo proceso de aprendizaje, ni de costosos rollos de película.

¿Pero es acaso una actividad creativa?

La escritora y fotógrafa Kate Bevan piensa que no.

'Creo que mata el instinto creativo', dice. 'Estoy a favor de que la gente experimente con las fotos y no soy elitista al respecto, pero creo que esto no estimula la experimentación, sino que apela a la pereza de emplear un solo botón para realizar un proceso.

'No creo que nadie que haya usado este sistema para cambiar una imagen vaya a tener la paciencia de sentarse y jugar en la sala de revelado o aprender a usar un sistema digital de edición de fotos', añade.

Stephen Dowling se encuentra del mismo lado del argumento.

'En mi cuenta de Flickr tengo algunas imágenes que parecen haber sido creadas con los algoritmos de Instagram. Pero no los son. Son fotos tomadas con película de verdad', explica.

'Son el resultado de una década y media de errores y decisiones equivocadas, texturas granuladas y colores apagados en películas vencidas', dice Dowling.

Equivocaciones que, en su opinión, lo han hecho un mejor fotógrafo.

Estilo personal

Pero no todos los filtros de Instagram sirven para darle a la imagen un aire retro y no todos los usuarios optan por ese camino. Hay quienes aprovechan el apppara darle a sus fotos de todos los días un toque leve.

Kevin Meredith, autor, fotógrafo y profesor de Brighton, en el sur de Inglaterra, usa Instagram para reflejar la inmediatez del momento. Las fotos tomadas con esa aplicación son las que sube a Twitter o Facebook.

Aunque para sus otras fotos usa película o una cámara digital, Meredith también cree que Instagram puede ser una herramienta creativa.

'Después de todo, una imagen que alguien toma con Instagram, incluso antes de que le agregue un filtro, es única, Nadie la tomó antes aunque haya imágenes parecidas', dice.

'Si dos personas usan la misma cámara, la misma película y el mismo laboratorio para revelar sus fotos, puede que las imágenes sean visualmente las mismas, pero eso no les impide darles su propio estilo'.

¿Vuelta a la película?

Otra defensora de Instagram es la fotógrafa Kate Booker que usa la appocasionalmente. Para ella, sus ventajas están el aspecto social.

'Me intriga el mundo de los otros e Instagram te permite ver las imágenes de los usuarios más populares, seguir a gente y ver la vida de los otros y sus perspectivas de una manera muy simple', opina Booker.

'Las imágenes trascienden los idiomas y como Instagram es usada internacionalmente, alguien puede subir una foto en México y tú puedes darle una mirada a su mundo. Y de modo inverso, yo puedo subir algo y compartirlo para que los demás accedan al mío'.

Meredith cree además que el interés por la estética retro puede llegar a tener otro efecto: el regreso de la película.

'Va a haber un montón de gente que solo usará aplicaciones en teléfonos inteligentes para tomar fotos y para mejorarlas. Pero también habrá quienes quieran probar con película'.

BBC Mundo.com - Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.