Disturbios: usan redes sociales para limpiar y reclamar las calles

"Voluntarios limpiando una calle de Londres"

Once de la mañana en Camden Town, Londres. "Hay un grupo grande de gente, alrededor 70 personas, que se vino con sus escobas, guantes de hule, bolsas para recoger; hay desde jóvenes de 15 años hasta señoras de 75", le cuenta a BBC Mundo Rosella Pernía, una venezolana que vive en la capital británica desde hace cuatro años.

Mientras las autoridades y la policía están como uno de los factores que alimentan las revueltas y los disturbios en Londres y otras ciudades británicas, el mismo vehículo está siendo utilizado para organizar a personas que, como ella, se reúnen para limpiar y ordenar las calles.

Pernía encontró un vínculo en una página de cine a la que está suscrita, que la llevó al sitio "" ("limpiar los disturbios" o "limpiar tras los disturbios"), cuyos responsables también montaron un grupo en .

"Ahí está todo organizado por barrios, y estaban las horas a las que nos estaban convocando", cuenta.

Entre las principales tendencias durante la mañana del martes en Twitter en el Reino Unido estaban y ("recen por Londres").

Los usuarios las estaban utilizando para coordinar acciones de limpieza, enviar mensajes de apoyo y movilizar grupos para tomar las calles por la noche del martes para contraponer su fuerza a la de quienes salen a saquear.

Mapa interactivo

CrisisCommons, una organización en línea que provee una plataforma de wikis (sitios web editados en forma colectiva) específicamente orientadas a crisis sociales lanzó para concentrar información relevante, desde datos de contacto para hacer donaciones para aquellas personas que perdieron sus posesiones, hasta un mapa interactivo.

Ese es creación de James Cridland, consultor en medios y nuevas tecnologías, quien decidió como iniciativa personal armarlo utilizando Google Maps (también puede verse sobre la plataforma de ). Allí que señala todos los puntos donde se han registrado desmanes o sucesos vinculados con ellos en el Reino Unido.

En su blog explica en detalle qué precauciones toma antes de publicar una nueva entrada en el mapa (en principio, buscar varias fuentes); verificar la información le lleva alrededor de una hora, desde que aparecen los primeros reportes (habitualmente en Twitter).

Entre otras cosas el mapa sirve para que los habitantes de la ciudad sepan lo que está sucediendo antes de aventurarse hacia ciertas calles o zonas.

Pero podría también servir a quienes participan de los desmanes para saber cuáles son los "puntos calientes" en cada momento.

Cridland no está de acuerdo: "No puedo ver cómo mi mapa puede ayudar a los saqueadores; es histórico, no un '¡vengan hacia aquí!'", le dijo a BBC Mundo.

Se sabe que las fuerzas de seguridad han estado revisando cuentas en redes sociales de personas que participaron en los saqueos y publicaron sus propias fotos con los bienes que habían robado.

La empresa BlackBerry -el instrumento de comunicación preferido de quienes han participado en los desmanes, ya que su sistema BlackBerry Messenger les resulta seguro y económico- dijo que colaboraría con las autoridades.

"Amo Camden"

Paradójicamente, la principal "arma" de Pernía es su BlackBerry, que usa tanto para enviar mensajes como para revisar su correo, internet y cuenta de Facebook.

Hay de por qué los desmanes se han descontrolado de manera tan significativa, pero todavía no hay una respuesta clara.

¿Y por qué la gente se ha movilizado a ayudar? "Yo amo Camden", explica Pernía, "tengo una empatía basada en el amor con este área, vivo a cinco minutos de aquí, y me dio una tristeza terrible enterarme que habían comenzado los desmanes anoche."

"Conozco a los comerciantes, la gente de los pubs y tengo un apego especial (con el barrio)".

De todos modos, cuando llegó a ese barrio estaba todo ya limpio, así que junto a otras decenas de voluntarios que se reunieron allí se fue a colaborar en las zonas de Ealing en el oeste y Clapham en el sur.

BBC Mundo.com - Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.