El dilema del pueblo que vive sobre millones de barriles de petróleo

"niños inupiat"

Tras una década de debates legales y unos gastos de US$4.500 millones, este año la compañía petrolera Shell recibió permiso para comenzar perforaciones exploratorias en la costa de Alaska.

Pero muchos en la pequeña comunidad Inupiat están preocupados por el impacto devastador que esta actividad puede tener en uno de sus principales recursos naturales: la ballena boreal.

Marie Casados me muestra lo que hay en su refrigerador: carne de ballena, muktuk- piel de ballena congelada y grasa de ballena-, una selección de pescados y un pie de oso polar que parece una mano humana. Marie lo describe como una auténtica delicia.

Pero además, son sus reservas de comida para el invierno.

La caza y la pesca son fundamentales para los Inupiat. Los arqueólogos han encontrado indicios de que los habitantes de esta zona cazaban ballenas desde antes del año 800 Antes de Cristo.

'Somos los habitantes más antiguos de América del Norte', afirma el alcalde de Point Hope, Steve Oomituk. 'Estamos aquí desde hace miles de años'.

Preocupación

Oomituk comparte la preocupación de muchos en esta pequeña comunidad de unos 800 habitantes de que las exploraciones a mar abierto que va a hacer Shell destrocen la cadena alimenticia de la que dependen para sobrevivir.

Más del 80% de la comida que se consume en Point Hope se obtiene aquí.

La preocupación es que esta actividad interrumpa las rutas migratorias de los mamíferos marinos y que se muevan hacia la costa donde pueden ser cazadas.

'Las perforaciones propuestas en el Ártico serán justo en el centro de las rutas migratorias de los animales', explica Oomituk.

'Este ciclo de la vida no ha cambiado desde hace miles de años. Sabemos dónde van los animales. Sabemos cuándo van hacia el norte y cuando van al sur. Esta es nuestra tierra, nuestro hogar y nuestra identidad como pueblo'.

Pero Oomituk reconoce que, como el resto de los ciudadanos estadounidenses, ellos también dependen de los combustibles fósiles. Él, por ejemplo, calienta su casa con diesel y conduce un auto que necesita gasolina.

El empleo es también una de las principales preocupaciones en esta comunidad pobre. Como alcalde, Oomituk sabe que el nuevo empleador podría beneficiar a muchos en su comunidad.

'Queremos trabajos para nuestra gente, queremos que la economía repunte, pero ¿estamos dispuestos a sacrificar nuestro modo de vida para que eso suceda?', se pregunta.

Por eso, el proyecto de la petrolera les plantea un auténtico dilema a los Inupiat.

Empleos

En Point Hope, algunos simplemente no tienen lo suficiente para comer. Haciendo fila en un comedor comunitario en el que ofrecen pedazos de salmón frito y un guiso de caribú a los vecinos que lo necesitan, Patrick Jobstone nos dice que estaría feliz de hacer cualquier tipo de trabajo.

Jobstone lleva buscando empleo desde que salió de la cárcel por un delito relacionado con el consumo de drogas y alcohol y está luchando para sacar adelante a su mujer y su hijo.

Por eso, para él, un trabajo con Shell sería una respuesta a sus necesidades. De momento, ya ha recibido formación para tratar deshechos tóxicos. De esta manera, él se prepara para las posibles oportunidades de trabajo y espera poder formar parte del equipo de respuesta a derrames de Shell.

'Si hay empleos trabajaré para ellos sin problema', explica este vecino que no oculta su preocupación por la contaminación.

'Si hay derrame y se produce un desastre en el océano, ¿cómo voy a volver a comer una ballena que no esté contaminada? El petróleo permanecerá en el fondo del océano', sostiene.

El vicepresidente de Shell en Alaska, Pete Slaiby, reconoce que existe una preocupación por los derrames.

'Imagino que habrá derrames y ningún derrame es bueno. Pero la pregunta es si habrá un derrame lo suficientemente grande como para impactar a la subsistencia de la gente. Mi respuesta es que no. No creo que eso pase', afirma.

Independencia energética

Ayuntamiento

"Ayuntamiento"

Por otra parte, argumenta que el petróleo que se extrae de la costa de Point Hope podría ser vital para Estados Unidos: 'Podría significar un paso importante hacia la independencia energética de EE.UU.', apunta.

Slaiby asegura que el sistema de oleoductos Trans-Alaska (SOTA) que ha abastecido a EE.UU. de petróleo en los últimos 40 años, está empezando a agotarse.

'Estamos viendo una decadencia de en torno a un 6% menos cada año. Mantener este sistema de oleoductos en funcionamiento es uno de nuestros objetivos a nivel nacional'.

Es un dilema familiar que se produce desde hace tiempo en todo el mundo de si una comunidad prioriza el desarrollo económico o la protección medioambiental.

Este verano, por primera vez, el consejo tribal de Point Hope se reunió con representantes de Shell, entre los que estaba Pete Slaiby, en el ayuntamiento de Point Hope, una deteriorada cúpula geodésica de madera diseñada como un iglú.

Para los locales fue una decisión difícil de tomar, pero se resignaron a que la perforación comenzase.

'Necesitamos toda la información y asegurarnos de que se hace correctamente', explicó Peggy Frankeson, la presidenta del consejo tribal que participó en la reunión.

'Nosotros somos los guardianes de los animales y de la tierra y necesitamos asegurarnos de que nuestra cultura es capaz de seguir adelante por los próximos 10.000 o 20.000 años', afirma.

Este año Shell no ha podido extraer nada de petróleo en mar abierto. En primer lugar, porque las perforaciones se paralizaron cuando un gran pedazo de hielo de unos 48 kilómetros de largo y 19 de ancho aparentemente se dirigía hacia el barco.

Después, Shell comenzó perforaciones en dos lugares diferentes pero la Guardia Costera estadounidense les impidió prolongar los pozos a los depósitos de petróleo después de que un gran domo diseñado para contener posibles escapes se estropease en las pruebas.

Ahora, ese zona está congelada y permanecerá así hasta el próximo año. Para algunos será un período de gracia y para otros una espera frustrante.

BBC Mundo.com - Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.