Cómo operarán los misiles Patriot de la OTAN en Turquía

"Misiles Patriot"

Los ministros de Exteriores de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) aprobaron el despliegue de baterías de misiles antiaéreos Patriot en la frontera de Turquía con Siria.

La decisión, que busca defender a Turquía de posibles ataques desde Siria, se tomó en momentos en que crecen los temores de algunos por la posibilidad de que el ejército del presidente Bashar al Asad use armas químicas en el conflicto que mantiene con rebeldes por el control del país.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, se hizo eco de lo expresado el lunes por el presidente de EE.UU. Barack Obama respecto a que la utilización de armas químicas por el gobierno de Siria sería un acto 'completamente inaceptable'.

Siria respondió a esos señalamientos, insitiendo en que no utilizará armas químicas contra su propio pueblo 'bajo ninguna circunstancia'.

Para la OTAN los misiles en territorio turco servirán como 'disuasión efectiva' y contribuirán a reducir la tensión en la frontera.

Sin embargo, la víspera, el persidente de Rusia, Vladimir Putin, considerado uno de lo pocos aliados de Damasco, expresó su temor por que el despliegue armamentístico agrave la situación fronteriza.

¿Qué son los misiles Patriot?

El Patriot es un avanzado sistema de misiles tierra-aire destinado a la defensa contra aviones, misiles cruceros y misiles balísticos.

Su producción comenzó en 1980. La primera vez que el fue desplegado en combate fue en 1990-91, tras la invasión de Kuwait por parte Irak, aunque su rendimiento contra los misiles iraquíes Scud fue mucho menos espectacular de lo inicialmente señalado.

Desde entonces, las sucesivas versiones del sistema han sido actualizadas y mejoradas, hasta darle una capacidad mucho mayor contra misiles balísticos. El sistema fue desplegado de nuevo en el Oriente Medio durante la llamada Operación Libertad Iraquí en 2003.

Los Patriot es operado por doce países de todo el mundo: EE.UU., los Países Bajos, Alemania, Japón, Israel, Arabia Saudita, Kuwait, Taiwán, Grecia, España, Corea del Sur y los Emiratos Árabes Unidos.

El sistema se basa en remolques con ruedas. Es móvil y puede ser transportado en un avión de transporte C5 Galaxy. Las unidades son inter-operables por lo que los países de la OTAN pueden armar un paquete defensivo e implementarlo en una región lejana, como la Alianza tiene previsto hacer en la frontera turco-siria.

100 blancos a 100 kilómetros de distancia

Un sistema Patriot se compone de cuatro elementos principales: un radar, centro de control y suministro de energía asociado, las torres de comunicaciones y los lanzadores sobre los camiones.

El fabricante dice que puede utilizar 16 lanzadores, el ejército de EE.UU. utiliza generalmente de cinco a ocho en una batería.

Cada lanzador contiene cuatro misiles -o 16 en la reciente versión 'Pac-3'.

Los lanzadores pueden estar hasta un kilómetro de distancia del radar y del centro de control, conectados por señales de microondas.

El radar, sobre un remolque, es del tipo 'phased array' -que escanea el cielo con un haz estrecho y registra imágenes entre miles de lugares por segundo.

Si detecta algo, hasta 100 kilómetros de distancia, se concentra en él y retransmite información respectiva al centro de control.

El sistema puede rastrear hasta 100 blancos y enviar datos de orientación para un máximo de nueve misiles.

Fuego automático

La 'estación de acoplamiento de control' tiene tres operadores, con dos consolas de radar y un enlace de radio.

El sistema puede ser automatizado, aunque un operador también puede manejarlo.

Cuando la computadora de control escoge el mejor momento para el lanzamiento, le dice al lanzador que dispare un misil o varios misiles -por lo general, en rápida sucesión, se dispararían dos hacia un objetivo, porque uno solo no garantiza un éxito.

Los misiles de cinco metros de largo alcanzan velocidades supersónicas momento después de salir del lanzador, al tomar su curso inicial de la computadora de control y acelerar hasta cinco veces la velocidad del sonido.

Rastreo vía misil

La última y más pequeña versión del misil tiene una ojiva en un cabeza, pero está destinado a destruir su objetivo principalmente con sólo impactarlo. Tiene su propio 'buscador' para afinar su acercamiento al blanco.

El modelo más antiguo pesa casi tres veces más, y tienen un alcance de hasta 160 kilómetros. Utiliza un proceso más complejo llamado 'rastreo vía misil'.

Los misiles Patriot buscan una señal electrónica 'pintada' en el blanco por el radar y, en relación con el objetivo, retransmiten su posición de nuevo al radar y al centro de control.

Las instrucciones de vuelo actualizadas son enviadas de vuelta al misil para guiarlo hacia el objetivo. La computadora puede ajustar el fusible del misil, dependiendo del objetivo, para decidir el mejor momento para detonar la ojiva de 90 kilos.

Una desventaja de este método es que necesita de al menos nueve segundos desde el lanzamiento para hacerse efectivo.

BBC Mundo.com - Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.