Los 'soñadores' no se acogen al beneficio de Obama

"Jóvenes inmigrantes en Arizona"

Cuando el presidente Barack Obama anunció en junio pasado que estaría frenando las deportaciones de indocumentados y ofreciendo estadía por dos años a aquellos jóvenes que llegaron de la mano de sus padres, conocido como 'Acción Diferida a los Ingresados como Menores' (DACA, por sus siglas en inglés), se esperaba que todos los elegibles inundarían las oficinas de inmigración con sus solicitudes.

Se calcula que hasta 1,7 millones de jóvenes indocumentados podrían ampararse en este programa pero, hasta la fecha, poco más de 300.000 se han inscrito desde que se abrieron las solicitudes, a mediados de agosto pasado.

Las agencias de ayuda al inmigrante apuntan a varios factores que pudieron limitar la participación en el programa que van desde la espera por el resultado en las elecciones presidenciales, el costo de la solicitud, falta de información e incertidumbre sobre el proceso.

No obstante hay otras organizaciones que sostienen que la cifra de los inscritos es una muestra positiva de un programa que apenas está empezando. Cualquiera que sea el punto de vista, coinciden en la importancia de echarle mano a lo que es, hasta ahora, la única vía disponible para normalizar la difícil situación de los jóvenes indocumentados.

Bajan las solicitudes

Taller de asesoría para inmigrantes

"Taller de asesoría para inmigrantes"

Cuando el Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) empezó a recibir las solicitudes del DACA, hubo una gran respuesta inicial.

Las agencias de ayuda y ONG de defensa del inmigrante reportaron una multitudinaria participación en sus talleres donde informan sobre los requisitos de elegibilidad, prestan asesoría legal y asisten con los formularios.

Andrea Rodríguez, directora de servicios legales de la organización de asistencia para el inmigrante CARECEN, en Washington, explica que muchos que quisieron aprovechar inmediatamente la oportunidad eran los jóvenes que desde un principio siempre fueron activistas por su causa y estaban muy bien informados.

'Eran jóvenes que ya llegaban listos con sus documentos organizados, hablaban inglés y usaban internet', comentó Rodríguez a BBC Mundo. 'No esperaron nuestra evaluación, decían directamente: 'soy elegible''.

Eso sucedió en los primeros dos meses pero, desde Octubre, se ha notado un bajón en la participación. 'Una vez tuvimos que cancelar uno de los talleres de asesoría porque solo apareció una persona', comentó.

Según USCIS, a nivel nacional, tres de cada cuatro inmigrantes que califican para el programa no han presentado la solicitud. Eso es el 75% de los jóvenes indocumentados que se autodenominan 'soñadores'.

Poco dinero e incertidumbre

Una posible explicación es la incertidumbre que hubo antes de las elecciones presidenciales. Las perspectivas del candidato republicano, Mitt Romney, se veían muy buenas y él había declarado que revocaría el programa cuando llegara al poder. Había temor que la información depositada en las solicitudes podría ser utilizada como base para la deportación.

Aunque Barack Obama resultó reelegido, el ritmo de inscripciones en el programa DACA no ha subido, dejando a los entendidos especulando sobre otros posibles factores.

Entre estos el principal factor es el costo de US$465 por solicitud. Es una suma significativa para gente que en su mayoría gana un salario mínimo o son miembros de familias donde más de uno es elegible. También hay muchos que son estudiantes sin empleo. El gobierno ofrece limitadas dispensaciones y hace énfasis en la importancia de enviar el dinero completo para no perjudicar las posibilidades de éxito.

Por otra parte el proceso no es así de sencillo. Se necesita documentación que de fé de la permanencia consecutiva del solicitante durante cinco años y algunos de ellos no la tienen completa. Además, si tienen algún antecedente penal, no importa si es un delito menor, sienten que corren el riesgo de quedar expuestos a ser deportados si envían la solicitud.

La falta de información clara y precisa de parte de las autoridades es lo que tiene a muchos en ascuas. Como no es una ley que ha sido promulgada sino un programa discrecional, no hay una guía oficial que se pueda seguir, comentó Andrea Rodríguez.

'Es una política recién establecida de la cual no tenemos un patrón, no sabemos cómo se están manejando los casos, quién está en riesgo o quién no', expresó la abogada de CARECEN. Como no hay plazo para enviar la solicitud, la organización está recomendando a los que tienen dudas a que esperen.

Esperando la reforma

Inmigrantes manifestando frente a la Casa Blanca

"Inmigrantes manifestando frente a la Casa Blanca"

Pero Jorge Mario Cabrera, portavoz de CHIRLA, una coalición que defiende los derechos de los inmigrantes en Los Ángeles, California, ve con preocupación que más inmigrantes no estén aprovechando la oferta del gobierno de Obama.

'Ante la ausencia de una reforma migratoria, la acción diferida es lo único positivo y actual para aliviar el sufrimiento de las familias inmigrantes', dijo el activista a la BBC. 'Aunque la acción diferida es limitada, es mucho mejor ver a un joven tener la oportunidad de obtener su licencia de conducir y el orgullo que siente él y su familia con su primer trabajo, el cual tiene que esconder'.

En California, un estado con millones de inmigrantes, la tasa de inscripción es todavía más baja: cuatro de cada cinco jóvenes elegibles no han solicitado el amparo de DACA. Jorge Mario Cabrera piensa que la gente podría estar esperando la tan prometida reforma migratoria ahora que Obama fue reelegido y el Partido Republicano parece estar suavizando sus posturas antiinmigrantes para cortejar a la comunidad latina.

'Desgraciadamente, la plática efusiva y optimista de una reforma migratoria -que es importante- ha producido una apatía en espera de algo mejor. Me temo que la realidad va a ser muy diferente', afirmó.

Cabrera sostiene que aún si se logra aprobar en el Congreso la ley de reforma migratoria en 2013, tomaría un tiempo en en ser promulgada y hasta dos años en entrar en rigor.

Es por eso que su organización insta a todos a aprovechar por lo menos la oportunidad de la acción diferida para cambiar sus vidas a pesar de las inquietudes por el riesgo y por la lentitud del gobierno en aprobar las solicitudes.

De las 308.935 recibidas hasta noviembre 15 por USCIS, 53.253 han sido aprobadas y 10.101 rechazadas, según el informe de la agencia. La demora se debe a lo nuevo que es el proceso y a que cada caso se evalúa individualmente.

Lento pero eficiente

Wendy Sefsaf, directora de comunicaciones del Consejo de Inmigración en Washington, resalta que no se le debe dar una lectura negativa a estas cifras.

'No me parece que 300.000 solicitudes en tres meses sea poco. Son 100.000 al mes, lo que significa que en 17 meses todos los elegibles habrán podido enviar su solicitud', declaró Sefsaf.

La portavoz del Consejo de Inmigración recuerda que las autoridades tuvieron apenas 60 días para montar el programa, teniendo en cuenta todos los datos que tienen que verificar. Los resultados se encargarán de impulsar el proceso hacia adelante, asegura.

Luis Escalante, un joven que llegó en 2.000 de Venezuela, confirmó a la BBC que entregó su formulario el 17 de septiembre, dos días después de que se abrieran las solicitudes, pero todavía no ha escuchado nada. La demora lo tiene en un limbo pues no puede regresar a la universidad para su máster ni conseguir empleo.

'Con la USCIS es un azar. Yo sé que soy un candidato apto, no tengo problemas con la ley, tengo dos títulos universitarios pero pasa el tiempo y estoy inquieto', indició. 'Sin embargo, a este tipo de iniciativa uno no puede decir 'no'. Le daría un impulso a mi vida de cero a 60 en un instante'.

En la opinión de Wendy Sefsaf, es exactamente lo que se debe hacer: 'Es cierto que es un riesgo calculado pero, a medida que se escuchan más noticias positivas, otros se contagiarán y correrán a llenar sus solicitudes', afirmó.

Para Sefsaf el programa DACA es un ejercicio indispensable en caso de que se apruebe la reforma migratoria. 'Imagínese lo que será procesar 11 millones de indocumentados. Esta es una buena prueba para la agencia de inmigración. Hasta ahora están siendo muy eficientes'.

BBC Mundo.com - Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.