Cómo terminó Uruguay envuelto en un conflicto diplomático en el Cáucaso

"Un soldado de Nagorno Karabaj apunta su arma hacia la frontera con Azerbaiyán. (Foto del 25 de octubre de 2012.)"

¿Cómo terminó Uruguay envuelto en un conflicto diplomático con la más grande exrepública soviética del Cáucaso, Azerbaiyán, a más de 13.000 kilómetros de distancia de Montevideo?

Todo comenzó con la visita de una delegación de parlamentarios uruguayos a Armenia, quienes el 13 y 14 de noviembre cruzaron a Azerbaiyán e ingresaron en la región separatista de Nagorno Karabaj, en la que viven algo menos de 150.000 personas de origen armenio, y se reunieron con autoridades locales.

Al saber de la visita, Azerbaiyán, que considera al territorio de Nagorno Karabaj como propio, envió una queja formal a la Cancillería uruguaya en la que solicitó que investigue qué fue lo que sucedió. La nota sostenía que la visita fue realizada sin permiso del gobierno azerbaiyano, que fue ilegal, y que podría afectar las negociaciones y el proceso de paz entre ese país y Nagorno Karabaj.

Los armenios de Nargorno Karabaj creen -y Azerbaiyán teme- que Uruguay podría convertirse en el primer país en dar reconocimiento al estado de facto.

La agencia de noticias APA (Agencia de Prensa de Azerbaiyán, una empresa privada de distribución de noticias del Cáucaso) publicó una parte de la respuesta del país sudamericano a la queja de Azerbaiyán, donde se lee que el 'principal deseo del gobierno de Uruguay no es otro que hacer esfuerzos para resolver el conflicto'. Y agrega que el comportamiento o las posiciones uruguayas 'no deben ser interpretadas fuera de ese marco'.

El rol de la diáspora

Uno de los elementos que sostiene la esperanza en Karabaj de que Uruguay reconozca su independencia es el hecho de que en 1965 Uruguay fue el primer país del mundo en decir que las matanzas masivas de armenios llevadas a cabo por el Imperio Otomano durante el período de la Primera Guerra Mundial se habían tratado de un genocidio.

Uruguay también fue la primera nación latinoamericana en reconocer al Estado de Israel en 1948. Y en 2011 reconoció la existencia de un Estado palestino.

A todo eso debe sumarse el rol de la diáspora armenia en Uruguay, integrada por descendientes de inmigrantes que llegaron en la década de 1920, huyendo de la masacre que el Imperio Otomano -actual Turquía- llevó a cabo contra los armenios de la región a comienzos del siglo XX.

Esa colectividad es pequeña (menos de 16.000 personas), pero tiene peso dentro de un país con más de 3,3 millones de habitantes. 'Muchos descendientes de armenios en Uruguay ocupan posiciones importantes en diferentes áreas de la sociedad; de la política al deporte, de los negocios a los medios', le explica a la BBC Felipe Arocena, Profesor de Sociología de la Universidad de la República de Uruguay.

Arocena agrega que su país es 'muy sensible a la opinión de la diáspora armenia'. Ciertamente, desde la colectividad armenia defienden su derecho a cabildear para que el gobierno lleve adelante ciertas políticas, como respaldar la causa de Nagorno Karabaj.

'¿Cuál es el problema?', le dijo a la BBC el Dr. Gustavo Zulaimán, expresidente de la Unión General Armenia de Beneficencia de Uruguay.

'Los lobbiesexisten en todos', explicó. 'Nosotros somos armenios en Uruguay, pero somos uruguayos también, y es obvio que uno tiene injerencia en los países en los que vive'.

'¿Acaso Azerbaiyán no hace lobbyen otros lados? Ese es el juego político de estos tiempos', sentenció.

A fines de julio de este año el presidente de Uruguay José Mujica y el ministro de Relaciones Exteriores Luis Almagro se habían reunido con el canciller de Azerbaiyán, Elmar Mammadyarov, quien estaba de gira por Sudamérica. Hablaron de establecer vínculos comerciales y el canciller invitó a Mujica a conocer su país.

'Simpatizantes de la causa armenia'

En septiembre de 2011, el canciller Almagro había dicho: 'Somos extremadamente simpatizantes de la causa armenia'. También había asegurado: 'entendemos que Nagorno Karabaj está íntimamente ligado a Armenia'. Y, finalmente, que 'su ligazón con Armenia en el futuro es el mejor camino para Nagorno Karabaj'.

BBC Mundo intentó sin éxito comunicarse con Almagro o algún otro alto funcionario de la Cancillería para preguntarle si efectivamente Uruguay tenía intenciones de reconocer la independencia de la región separatista.

Por lo pronto, uno de los miembros de la delegación uruguaya que visitó Karabaj, Rubén Martínez Huelmo dijo que es 'en teoría' posible, pero que debe avanzarse paso a paso.

Otro grano de arena

Si Uruguay llegara a dar ese paso decisivo, sumaría un grano de arena más a una montaña de elementos conflictivos.

Analistas especializados en la región aseguran que la zona se encuentra en una situación de alta tensión, reavivada por el reciente caso de un azerí condenado a cadena perpetua por matar a un armenio en Hungría, quien fue perdonado tras ser extraditado a Azerbaiyán (ver recuadro).

En este contexto, un reconocimiento de la independencia de Nagorno Karabaj por parte de Uruguay alimentaría suspicacias en una delicada situación.

De todos modos, los expertos creen que no conseguiría romper el delicado equilibrio regional. Hay demasiado en juego, y un nuevo conflicto armado podría extenderse a otros países de la región y comprometer oleoductos azeríes (cuya economía tiene una fuerte dependencia del petróleo) y la infraestructura de transporte la zona, entre ellas las vías sobre las que se llevan provisiones a las fuerzas de Estados Unidos y la Organización del Tratado del Atlántico Norte en Afganistán.

BBC Mundo.com - Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.