¿Prepara Israel una nueva incursión terrestre a Gaza?

"Soldado israelí"

Este sábado la fuerza aérea israelí bombardeó la sede del gobierno de Hamas en Gaza, en el cuarto día de su ofensiva contra el grupo militante palestino.

Informes desde el lugar dan cuenta de grande daños al edificio.

Un corresponsal de la BBC en Ciudad de Gaza escuchó cinco explosiones en rápida sucesión.

Gaza e Israel han intensificado de manera sustancial su enfrentamiento en las últimas horas.

El viernes, por primera vez en décadas, Jerusalén fue objeto de un ataque con cohetes, en esta ocasión lanzado desde Gaza por militantes palestinos.

El misil impactó en las afueras de la ciudad sin dejar víctimas.

En respuesta, el gobierno de Israel ha sugerido que intensificará sus ataques y aprobó el llamado de hasta 75.000 reservistas del ejército, mientras continúa sus ataques aéreos contra Hamas y otros grupos en la Franja de Gaza.

En los últimos días, cientos de cohetes de distinto poder han sido lanzados desde Gaza contra poblaciones israelíes, incluyendo contra Tel Aviv, la mayor ciudad del país.

Israel a su vez ha intensificado sus bombardeos contra objetivos en Gaza.

Al menos 27 palestinos y tres israelíes han muerto en esos ataques desde el miércoles.

La escalada de violencia que se intensificó después de que Israel diera muerte al comandante militar del grupo palestino Hamas Ahmed Jabari ha provocado que muchos especulen con la posibilidad de que se esté preparando para una invasión terrestre de Gaza.

El fantasma de 2008

El corresponsal de la BBC en Gaza Wyre Davis describe como una 'difícil coyuntura' la que hasta ahora ha sido descrita como una operación israelí 'limitada', o al menos limitada al cielo de Gaza.

Para Davis, si el gobierno israelí decide lanzar una invasión por tierra y manda tanques y tropas a Gaza, 'habrá inevitablemente muchas más víctimas'.

'El fantasma de otra invasión terrestre que podría durar semanas llena de horror a los que recuerdan lo que sucedió en la zona entre 2008 y 2009', explica.

Más de 1.400 habitantes de Gaza y trece israelíes murieron durante los 22 días de ofensiva de Israel a Gaza, que comenzó en diciembre de 2008.

Israel aseguró entonces que la Operación Plomo Fundido tenía como objetivo detener los ataques de militantes de Gaza hacia su territorio.

Según Naciones Unidas, esa campaña militar israelí destruyó o dañó más de 50.000 casas, 800 propiedades industriales y 200 escuelas.

Para Wyre Davis, en las próximas horas, Israel y Hamas deben decidir por separado hacia dónde va el conflicto, pero 'los augurios no son buenos'.

Incluso durante la brevísima visita del primer ministro egipcio Hisham Qandil a Gaza, no se cumplió la tregua que habían establecido ambas partes durante el tiempo de su estadía, e israelíes y palestinos se acusaron mutuamente de haber lanzado misiles y cohetes.

Por el momento, ni Israel ni Hamas han dado signos de que quieran alcanzar un cese al fuego largo y permanente y durante todo el viernes, los militantes palestinos lanzaron cohetes y los aviones israelíes retumbaron sobre la Franja de Gaza.

'Poco probable que acabe aquí'

Para el corresponsal de la BBC en Gaza, teóricamente, Israel y Hamas podrían 'marcharse ya'. A su juicio, Israel ha tenido un 'indudable éxito' al eliminar al líder de Hamas Ahmed Said Khalil al Jabari, mientras que los grupos militantes palestinos han demostrado que son capaces de disparar cohetes de medio alcance incluso hasta los barrios de la mayor ciudad israelí.

'Pero es poco probable que acabe aquí', apunta el corresponsal, quien explica que los hospitales de Gaza ya están llenos y no pueden recibir a más víctimas, mientras que los civiles israelíes en ciudades como Tel Aviv y Rishon Lezion ya se están acostumbrando a estar cerca de los refugios contra los bombardeos.

'Una nueva incursión a Gaza podría ser desastrosa tanto para Hamas como para Israel', explica Davis.

A su juicio, sin embargo, algunos militantes palestinos podrían entusiasmarse con la perspectiva de alcanzar muchas más ciudades israelíes y lo que eso podría significar para la popularidad del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Por su parte, el líder israelí podría ver esta como una oportunidad para destruir a Hamas, a sus militantes y su infraestructura de una vez por todas, aunque nadie sabe qué surgiría en su lugar el día después que acabe el conflicto.

BBC Mundo.com - Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.