Enfermedades profesionales causan 2.02 millones de muertes: OIT

 

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) advirtió que las enfermedades profesionales constituyen una de las principales causas de muerte de empleados en el mundo, pues de 2.34 millones de decesos, 2.02 millones fueron a consecuencia de éstas.

 

 

Previo a la conmemoración del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, que se celebrará el 28 de abril, la OIT inició una campaña de difusión de este problema y adelantó que este año se centrará en la prevención de las enfermedades profesionales.

 

 

El organismo internacional recordó que las enfermedades profesionales son aquellas que surgen o se desarrollan a causa del trabajo que realiza una persona.

 

 

En el mundo "las enfermedades profesionales siguen siendo las principales causas de las muertes relacionadas con el trabajo. De un total de 2.34 millones de accidentes de trabajo mortales cada año, sólo 321 mil se deben a accidentes".

 

 

"Los restantes 2.02 millones de muertes son causadas por diversos tipos de padecimientos relacionados con el trabajo", expuso el organismo del Sistema de las Naciones Unidas.

 

 

En la información publicada en la página oficial de la OIT se precisa que esas cifras de fallecimientos por enfermedades profesionales equivalen a un promedio diario de más de cinco mil 500 muertes, déficit que considera inaceptable en términos de trabajo decente. La institución explicó que la ausencia de una prevención adecuada de las enfermedades profesionales tiene efectos negativos no sólo en los trabajadores y sus familias, sino en la sociedad debido al costo que esto genera.

 

 

Tal problemática impacta en la pérdida de productividad y la sobrecarga de los sistemas de seguridad social, por lo que la prevención es más eficaz y menos costosa que el tratamiento y la rehabilitación. "Todos los países pueden tomar medidas concretas ahora para mejorar su capacidad para la prevención de las enfermedades profesionales y relacionadas con el trabajo", subrayó.