El descenso este lunes del explorador Curiosity sobre la superficie de Marte es un paso significativo para lograr el objetivo de enviar astronautas al Planeta Rojo a mediados de la década de 2030, afirmó el director de la NASA, Charles Bolden.

"Hoy las ruedas de Curiosity han comenzado a trazar el sendero para las huellas humanas en Marte", señaló Bolden en conferencia de prensa en el Laboratorio de Propulsión de la Agencia Espacial Estadounidense en Pasadena (California).

El Curiosity, que se posó sin incidentes sobre Marte a las 05:32 GMT dando comienzo a una misión de dos años, "intentará buscar una respuesta a la antigua pregunta de si la vida ha existido en Marte o si el planeta puede albergar vida en el futuro", dijo Bolden.

"El Presidente (de Estados Unidos Barack) Obama ha fijado la ambiciosa meta de enviar humanos a Marte a mediados de la década de 2030 y el aterrizaje de hoy supone un paso significativo en el logro de ese objetivo", declaró el director de la NASA.

El explorador Curiosity llegó a Marte después de una travesía espacial de unos 566 millones de kilómetros en ocho meses y diecisiete días y tras superar con éxito los llamados "siete minutos de terror" finales del aterrizaje.

Mientras tanto, Obama calificó de "hecho histórico" la llegada a Marte del explorador Curiosity, que se posó en el planeta rojo tras un viaje de 567 millones de kilómetros: "Éste es un triunfo de la tecnología sin precedentes".