Descarta PGJDF uso de violencia en caso “Heaven”

El titular de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), Rodolfo Ríos Garza, aseveró que no existen evidencias de que los 11 jóvenes, presuntamente desaparecidos, hayan estado el pasado domingo en el Bar Heavens de la Zona Rosa.    

En conferencia de prensa, el procurador capitalino señaló que de igual manera no se ha logrado acreditar que un comando armado haya entrado al lugar como lo refieren los familiares de las víctimas y tampoco hay señales de violencia ni dentro ni fuera del establecimiento ubicado en la calle de Lancaster, número 27.    

El funcionario indicó que esta mañana se comunicó con autoridades del Estado de México y se comprobó que fue incorrecta la versión de que se habían encontrado tres cadáveres en el municipio de Teoloyucan.    

Refirió que en días pasados personal especializado realizó un cateo en el mencionado bar, donde se aseguraron dos CPU, diversas sustancias, presunta droga y 10 fragmentos dactilares, los cuales son analizados para allegarse de información y continuar con las investigaciones.    

Ríos Garza refirió que las cámaras del establecimiento no funcionaban, por lo que se han centrado en analizar las imágenes captadas por el C2 y C4, para identificar la posible salida de los autos en los que se presume fueron trasladadas las víctimas.    

En este sentido refirió que no se descarta ninguna línea de investigación para conocer el posible móvil sobre lo sucedido, pues 11 personas se encuentran desaparecidas y es prioritario encontrarlas.    

Cuestionado sobre la reunión que sostuvo la víspera con los familiares de las víctimas, señaló que confían en las autoridades y por motivos de secrecía no se pueden dar detalles sobre la línea que se sigue con firmeza.    

El funcionario indicó que una persona se presentó como testigo en el Centro de Atención para Personas Extraviadas y Ausentes (CAPEA), donde proporciono un domicilio inexacto y por esta razón no se le ha podido localizar para que amplíe su declaración.    

Refirió que el propietario del establecimiento Ernesto Espinosa Lobo no ha sido ubicado y en consecuencia no ha declarado, por lo que continúan las indagatorias para ubicarlo.    

El titular de la PGJDF indicó que la dependencia a su cargo no tiene contemplado declinar competencia sobre este caso a la Procuraduría General de la República, donde los familiares de las víctimas ya presentaron una denuncia ante el Ministerio Público Federal por la desaparición de los jóvenes.