Cubanos hacen largas filas para salir de viaje

Largas filas se registraron en las agencias de viajes y las oficinas del Departamento de Inmigración y Extranjería (DIE) luego de que el lunes entró en vigor la reforma migratoria en Cuba, medida que permite a sus ciudadanos viajar al exterior sin permisos especiales por primera vez en cincuenta años. La mayoría de las personas acudieron para aclarar dudas sobre los alcances de la reforma, mientras que otros, los menos,  solicitaron un nuevo pasaporte a pesar de que ahora se ha duplicado su precio de 55 a 100 pesos convertibles, o 100 dólares estadounidenses. La nueva ley elimina de los requisitos para los viajeros cubanos la tarjeta blanca y las cartas de invitación, antes de tramitación obligatoria, y los ciudadanos podrán permanecer 24 meses afuera del país sin perder sus derechos sociales. Para tramitar las solicitudes fueron habilitadas 195 oficinas del Carné de Identidad y de Inmigración y Extranjerías en toda la isla. La ley anunciada en octubre es una de las más esperadas reformas emprendidas por el presidente Raúl Castro, sin embargo los ciudadanos se enfrentan ahora a las dificultades para obtener las visas de las naciones elegidas a visitar.