Renunciar fue decisión difícil: Benedicto XVI

El Papa Benedicto XVI confesó este sábado al presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, que renunciar al pontificado fue una decisión "dura y difícil", aunque la tomó porque era lo mejor para la Iglesia. Joseph Ratzinger hizo estas confidencias durante la audiencia privada de unos 25 minutos que sostuvo con el mandatario guatemalteco en el Palacio Apostólico del Vaticano, según contó el mismo Pérez Molina a un grupo de periodistas al terminar la reunión. "Le dije que recibimos con conmoción la noticia (de su renuncia), pero que lo comprendíamos y valoramos muchísimo su humildad como guía de la Iglesia, que le apoyamos", relató. "Me dijo que había sido una decisión muy dura y difícil, pero que por su edad y por su salud ya no podía estar viajando, que su responsabilidad era muy grande y por eso consideraba que era lo correcto para la Iglesia. Lo noté con mucha firmeza", agregó. Según el presidente fue una audiencia "muy abierta" en la cual se abordaron temas como las migraciones, la lucha contra el hambre, del papel de la Iglesia en el ámbito de la educación y de inculcar los valores morales a los niños, su preocupación por la juventud y por el derecho a la vida. Aseguró que el líder católico no estaba cansado, que lució muy bien pese a su vejez, fue claro y profundo en sus palabras, tuvo mucho ánimo, estuvo sonriente y animado. "(Se mostró) hasta alegre, por eso me sentí muy cómodo", insistió. "Lo vi muy bien, con mucha claridad, los temas los tocó con mucha amplitud y conocimiento. Yo lo observé en muy buenas condiciones y aunque tiene un paso lento al caminar, normal por la edad, el Papa está muy bien. Aseguró que, pese a retirarse, iba siempre a rezar por la Iglesia", añadió. En la audiencia el presidente invitó al Papa a su país. Algo que, reconoció, no podrá cumplir Benedicto XVI.