Trafica “El Chapo” droga de Chicago a Australia

Las mafias mexicanas transportaron en aviones privados varias toneladas de cocaína desde Estados Unidos hacia Australia, según documentos judiciales estadunidenses citados este lunes por la prensa australiana. La Agencia Estadunidense Antidroga (DEA) sospecha que un grupo de Chicago vinculado al cártel de Sinaloa, liderado por Joaquín "El Chapo" Guzmán, transportó mensualmente a Australia una cantidad indeterminada de cocaína en aviones privados y retornó a Estados Unidos cargada de millones de dólares en efectivo. Un 10% del botín se destinó a pagar los pilotos, según la denuncia de la DEA presentada ante un tribunal de Illinois contra José “Juanito” Mares-Barragán, de 31 años, detenido el 22 de enero y acusado de codirigir la organización, indicó la agencia australiana AAP que accedió al documento judicial. La denuncia señala que Mares Barragán y otro jefe del grupo, identificado como “Individuo A” para proteger su identidad como testigo, se reunieron el 13 de enero de 2012 junto a un informante, llamado “CS1”, para discutir la exportación de cocaína desde Estados Unidos a Australia. El testigo comentó que sus asociados “estaban moviendo millones de dólares mensuales desde Australia a Estados Unidos y ese dinero fue utilizado en comprar cocaína para ser vendida en Australia”, según la denuncia de la DEA. En reuniones anteriores, “CS1” se hizo pasar por piloto y el dirigente con identidad protegida le preguntó si estaba interesado en trasladar millones de dólares desde Australia a Estados Unidos, de acuerdo con el texto. En 2011, un informe de la Comisión Australiana del Crimen reveló que los cárteles mexicanos extendieron sus tentáculos en el multimillonario negocio de la cocaína en el país oceánico. Los australianos están entre los mayores consumidores per cápita de drogas ilícitas en el mundo y un kilogramo de cocaína puede costar hasta cien veces más que su precio en Sudamérica. Un 80% de los alijos de cocaína que entran en Australia son producidos principalmente en Colombia, Perú y Bolivia, y después son enviados ocultos entre mercancías embarcadas en los puertos de Colombia, México y Panamá, según datos oficiales.