ONU condena represión en Egipto

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, condenó este martes el "uso extremo de la fuerza" ejercido por las fuerzas de seguridad egipcias en la represión de las protestas civiles de los últimos días. "La Alta Comisionada mostró su alarma ante la gran violencia y el número de muertes de los últimos días, muchos de ellos provocados por el excesivo uso de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad", dijo en rueda de prensa su portavoz, Rupert Colville. Colville indicó que Pillay está muy alarmada porque las fuerzas de seguridad egipcias "están haciendo un uso desproporcionado de la fuerza contra sus propios ciudadanos" y "no están cumpliendo con su obligación de protegerlos, especialmente a las mujeres reunidas en la plaza Tahir del Cairo, atacadas por bandas criminales". El portavoz explicó que los informes indican que al menos 25 mujeres fueron "atacadas sexualmente con una violencia extrema" mientras protestaban en la céntrica plaza Tahir. Asimismo, Pillay recordó a las autoridades egipcias que el establecimiento del estado de emergencia no implica que el Estado no esté obligado a proteger los derechos humanos y fundamentales de sus ciudadanos. La violencia se recrudeció en los últimos días en Egipto a raíz del segundo aniversario del inicio de la sublevación contra el régimen del entonces presidente Hosni Mubarak y del descontento contra el actual mandatario, Mohamed Morsi. A esos disturbios se sumaron los choques en la provincia de Port Said (noreste), originados el sábado tras conocerse la decisión de un tribunal de recomendar la pena de muerte para 21 acusados de participar en la matanza de 74 personas hace casi un año en el estadio de fútbol local.