Príncipe Harry mató talibanes

 

El príncipe Harry de Inglaterra reconoció que disparó contra insurgentes talibanes durante su segunda misión como piloto de combate en Afganistán, de la que regresó este lunes a Reino Unido.

 

 

"Si, muchas personas lo han hecho, el escuadrón ha estado ahí fuera. Todo el mundo ha disparado. Si hay gente intentando hacer algo malo a nuestros chicos, entonces nosotros les dejamos fuera de juego", dijo el príncipe en unas declaraciones a los medios británicos durante su estancia en Afganistán que se han hecho públicas este día. .

 

 

El nieto de la reina Isabel II, de 28 años de edad, y tercero en la línea de sucesión al trono, fue enviado el pasado septiembre a Camp Bastion, la principal, base británica en territorio afgano, situada en la provincia meridional de Helmand.

 

 

En las entrevistas, que los medios británicos acordaron guardar hasta que Enrique volviera al Reino Unido, el príncipe reconoció que disparó "cuando tenía que hacerlo", y explicó que "quitas una vida para salvar otra vida, pero esencialmente somos más un elemento disuasorio".