Amy Winehouse murió por intoxicación etílica

 

Los resultados de la reciente investigación judicial para determinar  las causas de muerte de la cantante británica Amy Winehouse reveló que falleció de manera accidental por intoxicación etílica, ya que en su sangre había 416 miligramos de alcohol por cada decilitro de sangre. 

 

Tras revisar todas las pruebas , la nueva juez forense encargada del caso, en el tribunal de St. Pancras, Shirley Radcliffe, dijo que la “Diva del soul” murió de “toxicidad etílica”, agregando que el nivel de alcohol que tenía en el organismo estaba “comúnmente asociado a la muerte”. 

 

La intérprete de "Rehab", que tenía un largo historial de problemas con las drogas y el alcohol, fue hallada muerta el 23 de julio de 2011 en su domicilio de Camden, donde la policía encontró tres botellas de vodka.