Lotería de Navidad da un respiro a españoles e inmigrantes en plena crisis

Los más de 2 mil 500 millones de euros (unos 3 mil 300 millones de dólares) que la lotería española de Navidad, el sorteo más esperado y popular del año, repartió este sábado, dieron un respiro a muchos españoles e inmigrantes, algunos en situación de desempleo, en medio de la crisis económica que vive el país. El sorteo, que cumplió este año 200 años de vida, se celebró por primera vez en el Teatro Real de Madrid, sede habitual de representaciones de ópera y grandes conciertos, al que acudió un numeroso y variopinto público llegado de todas partes de España. Como cada 22 de diciembre, sobre las nueve de la mañana, hora local (08:00 GMT), los bombos con los números de la suerte comenzaron a dar vueltas mientras los niños del colegio madrileño de San Ildefonso, encargados de extraer las bolas y cantar los premios, tomaban posiciones. Once de ellos, de un total de 23, eran de origen latinoamericano, y precisamente una niña cubana de 11 años, Sherley Fonseca, fue la encargada de cantar el premio "Gordo" del sorteo, dotado con cuatro millones de euros (unos 5.2 millones de dólares) por serie. Eran las 10:07 horas (09:07 GMT) cuando Sherley junto a Ismael Rastrelli, de origen argelino, dieron a conocer que el 76 mil 058 era el número sobre el que recaía la porción más importante de la lluvia de millones. El 76 mil 058 se repartió por 69 localidades españolas, 31 provincias y en la ciudad autónoma de Ceuta (norte de África), aunque los más agraciados fueron los vecinos de Alcalá de Henares, en las afueras de Madrid, donde se vendieron la mayoría de las series. Se trata del último "Gordo" libre de impuestos, es decir, que se cobra íntegro, dado que a partir de 2013 estará gravado con el veinte por ciento, una de las medidas adoptadas recientemente por el Gobierno de Mariano Rajoy para recaudar fondos para el Estado. La dura realidad de la crisis estuvo presente hoy junto a los sueños que siempre despierta este sorteo, con el que España da por iniciadas las fiestas de Navidad. El azar fue este año bondadoso con los más necesitados y descargó la lluvia de millones en barrios habitados por muchos desempleados.