Encienden árbol navideño en el Vaticano

El Vaticano encendió el abeto de 24 metros de alto y 3,5 metros de circunferencia colocado en la plaza de San Pedro, regalo de la región sureña italiana de Molise, que adornará el recinto durante la Navidad junto al Portal de Belén, que este año regala otra región italiana, Basilicata.

La iluminación del árbol blanco fue activada durante una ceremonia en la que actuó un coro de Pescopennataro y la banda de música de la Gendarmería Vaticana, que entonaron cantos típicos de Molise.

El abeto ha sido adornado con mil 800 esferas blancas y 2 mil 500 luces amarillas y blancas, los colores de la Santa Sede.

Antes de la inauguración, Benedicto XVI recibió en audiencia a la delegación oficial de Molise, encabezada por Iorio y Sciulli y el obispo de Trivento, Domenico Scotti, ante quienes dijo que Dios se hizo hombre y vino entre los hombres "para disipar las tinieblas del error y del pecado, trayendo a la humanidad su luz divina.

"Esta luz altísima, de la que el árbol navideño es signo y recuerdo, no sólo no ha perdido tensión con el paso de los siglos, sino que sigue resplandeciendo sobre nosotros e iluminando a todos los que vienen al mundo, especialmente cuando deben atravesar momentos de incertidumbre y dificultad", afirmó el papa.

Benedicto XVI subrayó que Jesús dijo que era la luz del mundo y que quien le siga no camina en las tinieblas, sino que tendrá la luz de vida.

El Vaticano entró hace varias semanas en el periodo navideño con el comienzo de la construcción del espectacular belén que desde la decisión de Juan Pablo II en 1982 preside todos los años en Navidad la plaza de San Pedro.

Además, el Nacimiento ocupa una extensión de 150 metros cuadrados y tendrá, como es tradición, las figuras del buey y el asno, los dos animales por antonomasia que la iconografía cristiana siempre ha colocado en el lugar donde nació Jesús.